Chips Intel Xeon Phi y servidores HP ProLiant para un superordenador más verde

CloudDatacenterGreen-ITInnovaciónProveedor de ServiciosProyectosServidores

El sistema se instalará en el Laboratorio Nacional de Energía Renovable de los Estados Unidos, alcanzará el petaflop a pleno rendimiento y alrededor de 1,06 de PUE.

Intel y Hewlett-Packard están trabajando mano a mano para construir un supercomputador lo más eficiente energéticamente posible, que incluirá la nueva generación de coprocesadores Xeon Phi y un diseño de refrigeración especial basado en agua caliente.

Esta máquina será utilizada por el el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) del Departamento de Energía estadounidense para tareas de investigación sobre cuestiones relacionadas con las energías renovables y otras tecnologías de bajo consumo, según ha explicado la propia Intel.

Su construcción está valorada en 10 millones de dólares e incluirá cerca de 3.200 chips Xeon E5-2670 y los futuros “Ivy Bridge” construidos con arquitectura de 22 nanómetros, así como otros 600, más o menos, marca Xeon Phi. Los primeros cuentan con 8 núcleos, ofrecen una mejora del 80% en rendimiento respecto a la generación anterior y una reducción del 50% en consumo; los segundos incrementan las tasas de velocidad y presentan más de 50 núcleos. También se introducirán varios servidores ProLiant SL230 y SL250 de HP.

El objetivo es que todo este conjunto alcance eventualmente 1 petaflop (o 1.000 billones de operaciones de punto flotante por segundo) cuando opere a rendimiento máximo. Y, además, mejorar la calificación de eficiencia energética del centro de datos del NREL hasta un 1,06 de PUE (el ideal es 1,0 y la puntuación media es de 1,92).

En cuanto a las operaciones de enfriamiento se realizarán mediante el envío de agua caliente a los racks de computación para que ésta absorba el calor procedente del sistema. El agua será capaz de alcanzar 95 grados y podrá distribuirse para calentar después las oficinas u otras partes del campus de NREL.

La instalación arrancará el próximo mes de noviembre y se espera registrar plena capacidad de cómputo en verano de 2013.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor