El cibercrimen se vuelve amateur

Gestión de la seguridadSeguridadVirus

Los responsables de Mariposa no eran profesionales; la crisis podría empujar a más personas al mundo de la ciberdelincuencia.

¿Está la seguridad informática amenazada por unos aficionados? Es la pregunta que surge un día después de conocer los detalles de la mayor operación llevada a cabo contra la ciberdelincuencia. La Guardia Civil ha asegurado que la botnet Mariposa, que controlaba más de 13 millones de ordenadores en 190 países, estaba administrada por un grupo de españoles que estaban lejos de ser expertos informáticos.

Este tipo de redes de ordenadores zombies estando siendo creadas por personas con grandes conocimientos que después las venden en el mercado negro. Es aquí  donde entran en acción los aficionados, que pagan grandes cantidades de dinero por hacerse con las botnets.
Según la Guardia Civil, la red Mariposa estaba manejada por un grupo de jóvenes que vivían cómodamente sin otro trabajo que el de manipular y administrar la botnet. Los tres detenidos no eran profesionales de la industria del mal.

Aún así, y según María Ramírez, experta en seguridad de Trend Micro, el perfil de estos cibercriminales es el de personas jóvenes entre 25 y 30 años, con una experiencia informática a nivel de usuario que compran las botnet en el mercado clandestino llegando a pagar fortunas por ellas. Actualmente existe en España y en el resto del mundo un activo mercado negro del cibercrimen, en el que se pagan cantidades astronómicas por la compra o el alquiler de las redes de equipos zombies.

Los objetivos de los ciberdelincuentes son variados pero giran en torno a la obtención de datos personales e información confidencial para su propio beneficio económico. Pero la potencialidad de estas redes va mucho más allá del robo de datos. Tal y como aseguraba ayer en la presentación de la operación Mariposa el Comandante Juan Salón, Jefe del Grupo de Delitos Informáticos de la Guardia Civil, en este caso “hemos tenido suerte de que esta botnet cayera en manos de gente que no ha pensado en la potencialidad que tenía, podían haber hecho mucho daño”.

Crisis y cibercrimen

El auge del cibercrimen está indudablemente relacionado con la crisis económica que sufrimos actualmente. Según María Ramírez, hay estudios que demuestran esta relación directa: “hay personas que se quedan sin trabajo y optan por este tipo de salida para ganarse la vida en un acto de desesperación”.

Además, cualquier persona con conocimientos informáticos suficientes puede acceder a este tipo de botnet y hacerse con ellas. Como asegura el Comandante Juan Salón, “el software necesario para crear tu propia botnet está disponible gratis en los foros online”. Por ello, convertirse en cibercriminal puede ser una salida rápida y de rápido retorno de inversión en estos tiempos de crisis económica.

Aunque según la experta en seguridad de Trend Micro, botnets tan grandes como la mariposa son hechos puntuales,  es necesario ser muy conscientes de los peligros de la red. La mejor solución es la prevención, mediante herramientas inteligentes de seguridad que deben ser actualizadas constantemente para evitar este tipo de ciberdelitos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor