Los ciberdelincuentes no tienen ni ética ni moral

Seguridad

La Convergencia Digital. Jorge Gil, de Panda Security, reconoce bromeando: lo más rentable en la red es ser de los que él llama “los malos” pero “si no te cogen”.

“No sé cuál va a ser el internet del futuro, aunque si pregunto quién puede vivir sin internet o sin un móvil…”. La nada: ante la pregunta de Jorge Gil, director general de Panda Security, sólo una persona levanta la mano. Internet está en todas partes y cada vez es más un elemento más de la vida cotidiana de cada uno.

Que cada día, cuando se levanta, mira que tiene en el correo electrónico, un correo en el que un elevado porcentaje-uno que asusta- es spam. Y eso sólo es el pico de la pirámide: al otro lado de la red también están los “malos”, que sacan partido económico del ciberespacio.

“No es más que otra mafia más que se aprovecha de las vulnerabilidades de la red para sacar beneficios”, alerta Jorge Gil. “Lo más rentable aquí es ser de los malos”, bromea, “si no te cogen”.

Nunca en la historia se habían visto tantos virus como ahora. Frente a los primeros, que sólo querían entrar y ser vistos, ahora detrás de estos virus hay un interés y una industria. “Vamos corriendo detrás de ellos, porque van delante de nosotros”, explica Gil, reconociendo que no son una industria proactiva. Ellos, los malos, van muy rápido. En todo el mundo hay ya censados 50 millones de virus diarios.

Los malos son muy creativos, “porque esto es un negocio”, recuerda Gil. La mayor parte de los virus son troyanos, con los que se roban contraseñas y datos bancarios. En España, más del 64% de las empresas han sido atacadas o infectadas.
“Yo siempre que navego lo hago por sitios seguros”, apunta Gil que señalan los internautas, aunque alerta que no todo es tan bonito como parece. El problema no es sólo el virus, es el impacto que puede tener una infección en el negocio. Por ejemplo, los ciberdelincuentes pueden tumbar los servidores de un negocio… que no tendrá más remedio que pagar para poder así liberarlos. Gil apunta el caso de las compañías de apuestas, a las que los servidores se los han tumbado “por horas”.

El punto débil, sin embargo, es el usuario, el mismo que asegura que navega por zonas seguras y que después se cree todo lo que encuentra en las redes sociales o que confía en las primeras posiciones de los resultados de búsqueda de los buscadores… sin pensar en que los malos utilizan técnicas de blackhat SEO. “No tienen moral”, señala sobre los ciberdelincuentes. “Las palabras moral y ética están fuera de su vocabulario”.
Por ello, Gil apunta que en la red del futuro hay que “estar protegido” en el ordenador, en el mail o en el navegador. “No basta con estar protegido en el ordenador únicamente”, alerta. Gracias a la nube, reconoce Gil, la respuesta ahora es automática.

Jorge Gil ha intervenido en la jornada sobre Internet del futuro en el curso de verano de Asimelec y la UPM en La Granja, La convergencia digital.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor