Cinco falsos mitos sobre la seguridad en entornos virtualizados

CloudSeguridadVirtualización

Más de la mitad de las empresas que cuentan con tecnologías virtuales asumen que deben tener una infraestructura capaz de gestionar de forma segura los datos de clientes, las transacciones financieras y las aplicaciones que utilizan cada día. No obstante, para muchas es todavía una tarea pendiente.

Según el último informe B2B de Kaspersky Lab, para el 23% de los CIOs españoles, una de sus tres prioridades para 2014 es asegurar la infraestructura TI virtualizada de su compañía.

virtualizacionPara ayudarles en esta tarea, Kaspersky Lab, que cuenta con la solución Kaspersky Security for Virtualization | Light Agent, ha elaborado un ranking sobre los falsos mitos más comunes sobre la seguridad de estos entornos. El fin es que los CIOs y administradores TI de las empresas tomen las decisiones más inteligentes acerca de sus políticas de seguridad de TI.

Mito 1: “El software de seguridad endpoint que utilizo para proteger los PCs, dispositivos móviles y servidores puede asegurar también mi entorno virtual.

Desde Kaspersky Lab recuerdan que la mayoría de las soluciones tradicionales de seguridad proporcionan una protección muy limitada para entornos virtuales frente a las amenazas modernas.

Mito 2: “Tal vez no sea perfecto, pero mi solución anti-malware no interfiere en las operaciones del entorno virtual”.

Nuevamente se trata de un falso mito y es que sí que interfiere. La seguridad endpoint tradicional utiliza lo que se conoce como un modelo “basado en agente”, explican desde Kaspersky. “Esto significa que cada máquina física y virtual obtiene una copia del agente del programa de seguridad, y éste se comunica con el servidor en el desempeño de sus tareas. Esto funciona bien para los equipos físicos, pero si la empresa cuenta con 100 máquinas virtuales, esto significa que tiene 100 instancias de este agente de seguridad, además de 100 casos de firmas de malware de la base de datos que se ejecutan en un solo host virtual. Este elevado nivel de residuos, de duplicación de toneladas de capacidad de almacenamiento, puede generar algunos de los problemas de seguridad más básicos”.

Mito 3: “Los entornos virtuales son intrínsecamente más seguros que los entornos físicos”.

El objetivo de la virtualización es permitir que el software, incluyendo el malware, se comporte como lo haría en cualquier otro entorno. Las máquinas virtuales son puertas de acceso a un servidor y los ciberdelincuentes quieren tener acceso a esos datos. Si un cibercriminal compromete una máquina virtual y encuentra una manera de saltar al hipervisor, logrará el acceso a cada máquina virtual en ese host. Además, potencialmente, podría tener acceso a todos los datos de copia de seguridad o almacenamiento virtual, es decir, a todos los datos de una empresa.
Mito 4: “El uso de las máquinas virtuales no-persistentes es una forma efectiva para asegurar mi red”.

Las compañías de seguridad han empezado a detectar malware diseñado para sobrevivir al “desmontaje” de máquinas virtuales, capaz de expandirse a través de la red virtual e introducirse al crear otras nuevas. Incluso si el resto de las máquinas virtuales son seguras, es posible que una máquina espíe el tráfico de otra creando problemas de privacidad y riesgos de seguridad.

Mito 5: “Quiero utilizar una solución de seguridad virtual especializada, pero son todas más o menos la iguales”.

Desde Kaspersky terminan recordando que es importante conocer la diferencia entre dos tipos de seguridad virtual: “agent-less” y “light agent. La solución correcta depende de lo que la empresa quiera proteger.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor