Estas son las claves de la propuesta de la UE para el mercado único digital

Empresas

Estos son los puntos calientes de la propuesta de Bruselas para la creación de un mercado digital único.

La Comisión Europea acaba de hacer público el documento en el que se especifican los puntos de acción a partir de los que se construirá el Mercado Digital Único.

Es un proyecto ambicioso y cuya puesta en marcha llevará tiempo, por las profundas modificaciones regulatorias que plantea y por el consenso necesario para llevar a cabo acciones que afectan a poderosas industrias como la de Telecomunicaciones.

El informe publicado es una lista de propuestas más bien genéricas que no se detiene a definir los pasos concretos que se seguirán. No obstante deja claras las prioridades de Bruselas en la materia: la construcción un mercado europeo único sin barreras geográficas y con una oferta de acceso igualitario a productos y servicios digitales que favorezca la creación de una industria digital robusta, capaz de competir con la de EEUU.

La Comisión ha delimitado 3 grandes áreas de acción y ha dado a conocer las líneas generales de cada una de ellas.

Acceso a bienes y servicios digitales a consumidores y negocios

En este punto la Comisión se centrará en la elaboración de un marco legislativo único que facilite las ventas online entre los países de la región para productos físicos (zapatos, muebles) y digitales (ebooks, aplicaciones).

Plantea la toma de medidas para armonizar y reducir los costes de envío de paquetes entre países, para hacer más transparentes las condiciones de envío y asegurar la posibilidad de hacer devoluciones.

También se menciona necesidad de eliminar las trabas al acceso a servicios online más baratos de otros países siempre y cuando el bloqueo no esté justificado.

Como parte del acceso a servicios digitales, las autoridades europeas plantean la necesidad de nuevas reglas de copyright que se adapten a la nueva realidad digital.

La Comisión apunta en este sentido que es necesario reducir las discrepancias entre países y ofrecer un marco legal común. Sus propuestas incluyen el derecho a acceder a servicios que ofrecen contenido legal de pago desde cualquier país, la armonización de las excepciones en el caso de copyright en sectores como la educación, la investigación o la minería de datos y la aclaración de la implicación de los intermediarios (operadoras).

Las propuestas legislativas sobre las cargas administrativas derivadas de los diferentes regímenes de IVA se harán en 2016. Está previsto que como paso inicial se estudie el funcionamiento del nuevo régimen de Ventanilla Única puesto en marcha en 2015. Otra de las propuestas incluye la simplificación del engranaje para que las empresas tengan que lidiar con una sola administración tributaria.

La propuesta no incluye medidas sobre impuestos directos. En este sentido la Comisión tiene un Plan de Acción que obliga a las empresas a tributar los beneficios allá donde el valor sea generado. Se espera que el conjunto de normas, que responde a la polémica generada por la evasión de impuestos de gigantes como Apple en Irlanda, se apruebe antes del verano.

Creación de las condiciones para el impulso de redes y servicios digitales

En este punto la Comisión hace referencia a uno de los temas más polémicos de la propuesta del Mercado Único Digital, el referente a las Teleoperadoras.

Se especifican algunos planes de acción: la creación de un mercado único real, sin fragmentación regulatoria y que permita economías en escala para operadores de redes, proveedores de servicios y consumidores; la armonización de la gestión del espectro y la puesta en marcha de incentivos para animar la inversión en redes de alta velocidad. Como ya se esperaba, la Comisión prestará atención a las empresas que ofrezcan servicios similares a los tradicionales, como podría ser el caso de Skype.

La insitutición menciona la necesidad de inversión privada para las redes de alta velocidad pero considera necesaria la financiación pública para cubrir áreas rurales.

Cabe destacar que el informe no hace mención a propuestas sobre el roaming y la neutralidad de red porque están siendo negociados de forma individual en el Parlamento.

En cuanto al contenido ilegal, la Comisión estudiará nuevas propuestas para su eliminación, así como la puesta en marcha de procedimientos más rigurosos. Se sugiere la posibilidad de que los intermediarios (operadores) tengan más responsabilidad y es posible que se les pida que hagan más esfuerzos en la gestión de las redes.

No obstante se buscará la solución óptima en una discusión con los estados miembros.

El último punto del bloque hace referencia a la necesidad de una iniciativa público-privada en materia de ciberseguridad. Sobre el tema de la protección de datos en un marco único, la Comisión advierte que está siendo estudiado en un debate separado.

Maximizar el potencial de la Economía Digital

El punto de partida del tercer gran bloque es la creación de una economía de datos. “Grandes volúmenes de datos se generan cada segundo, por personas y por máquinas como sensores”, cita el documento. “Representan una mina de oro para la investigación, innovación y oportunidades de nuevos negocios”.

Para sacar el máximo partido la comisión pide el desbloqueo de la información y la creación de flujos de datos que puedan aprovecharse a nivel paneuropeo. La Comisión evaluará los obstáculos legales y técnicos para su puesta en marcha.

El documento también hace referencia a la creación de certificaciones para servicios Cloud y de IoT, con el objetivo de asegurar un acceso seguro y fiable a usuarios y empresas.

El lanzamiento de un plan de estandarización para identificar y definir las prioridades para sectores como la Salud, el Tansporte, el Medioambiente o la Energía y la extensión de servicios de e-Administración para conectar entre sí los servicios públicos a nivel paneuropeo son otras de las propuestas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor