CloudForms, una oferta IaaS de Red Hat para nubes privadas e híbridas

CloudEmpresasFabricantes de SoftwareIaaSPaaSProyectosSistemas OperativosVirtualizaciónWorkspace

Los servicios de cloud computing de la compañía del sombrero rojo se amplían con esta infraestructura orientada a la gestión de entornos virtuales, así como una nueva plataforma para desarrolladores que utilizan tecnología de código abierto para crear aplicaciones en la nube.

Durante la Red Hat Summit 2011 que está teniendo lugar en Boston, el gigante del software ha lanzado la versión beta de un producto que tiene como objetivo administrar nubes IaaS (infraestructura como servicio) de carácter privado e híbrido: CloudForms, que incorpora tanto ALM (gestión del ciclo de vida de aplicaciones) como la capacidad de crear infraestructuras integradas a través de recursos físicos, virtuales y de computación en la nube.

Red Hat
Red Hat facilita la construcción de nubes híbridas y la administración de aplicaciones

Al incorporar la capacidad de ALM, permite a las organizaciones beneficiarse de la elasticidad y la flexibilidad inherentes al cloud computing, pero manteniendo el control sobre su portafolio de aplicaciones.  Los usuarios pueden configurar más fácilmente aplicaciones complejas de varios niveles, en lugar de gestionar un gran número de servidores virtuales de forma independiente. Una vez definidas, se pueden implementar, administrar y mover entre nubes, entornos de virtualización e incluso servidores diferentes.

Bryan Che, director senior de gestión de producto y marketing de Red Hat, ha explicado que CloudForms aborda los principales problemas de los que adolecía la primera generación de productos cloud: el coste y la complejidad de la proliferación de servidores virtuales, incumplimientos y fallos de seguridad. Ahora las aplicaciones pueden ser modificadas con rapidez para realizar reparaciones de seguridad críticas, actualizaciones o cambios de configuración. Y los problemas de cumplimiento y de seguridad se reducen gracias a que los administradores controlan las aplicaciones y sus configuraciones por sí mismos, y saben dónde se les permite ejecutarlas.

Otra ventaja, según la compañía, es la capacidad de crear nubes híbridas utilizando los recursos de computación existentes, que proceden de muchos y muy diferentes fabricantes: Red Hat y VMware; las nubes públicas de proveedores como Amazon, IBM y NTT Communications; y servidores físicos o localizados en casa, incluyendo racks de alta densidad y blades.

Red Hat planea extender los servicios de CloudForms en materia de portabilidad de aplicaciones de una nube a otra, esto es, en abstracción de almacenamiento, mensajería y alta disponibilidad. Aunque la compañía ha liberado una versión beta, se espera que CloudForms esté disponible oficialmente a lo largo de este año.

Los de Raleigh también han lanzado OpenShift, una PaaS (plataforma como servicio) para los desarrolladores que crean aplicaciones en código abierto.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor