Los coches inteligentes inundan el MWC, pero los autónomos llegarán en 2025

EmpresasRedes

La industria móvil añade un componente que cada vez adquiere más protagonismo: el coche conectado.

Un rápido paseo por la zona de expositores del Mobile World Congress lo confirma: los coches son ya parte del ecosistema móvil y cada vez son más los players que quieren beber de esta industria de futuro.

Operadores, fabricantes de componentes y desarrolladores de software muestran estos días en la feria móvil sus apuestas para el coche conectado. La mayoría de las propuestas, como las de AT&T y China Mobile, se centran en hacer del automóvil un entorno conectado, con acceso a internet y a servicios intrínsecos a la conducción.

Las soluciones de la operadora norteamericana se centran en hacer a los conductores “más productivos y seguros en carretera”. Para ello proponen la integración de dispositivos con el sistema del coche, con componentes nucleares como tecnología de reconocimiento de voz, navegación inteligente y notificaciones en tiempo real.

La propuesta de China Mobile también rema en este sentido, con pequeños dispositivos que se conectan a la red eléctrica y se comunican con el smartphone para ofrecer información a tiempo real, aunque la operadora asiática se centrará únicamente en el mercado chino. Ya ha firmado asociaciones con fabricantes de coches, nos explica una portavoz, y los primeros frutos de estas alianzas llegarán ese mismo año.

No son casos aislados. Todos los coches que fabrica Volvo están conectados, nos explica Mohamed Turki Al-Otaibi, de Ericsson. Volvo usa la nube para coches de Ericsson desde hace más de 2 años. La compañía sueca tiene muchos intereses en esta industria a la que concibe como parte de una sociedad conectada aún por explotar.

Claro que añadir servicios propios de un smartphone al coche es un primer paso en el ambicioso roadmap de las industrias tecnológica y de automoción. Los dos principales frentes abiertos son el reto de poner en marcha una industria de coches eléctricos global y llenar las carreteras con vehículos sin conductor. Todo ello de acuerdo con las normas comunitarias y con garantías de seguridad.

Carlos Ghosn, CEO de Renault y Nissan, ha predicho que los coches sin conductor llegarán en 10 años. Eso sí, habrá pasos previos hasta llegar a la meta.

La tecnología de conducción autónoma para los atascos “ya está lista hoy”, ha revelado. “Sólo necesitamos que los reguladores la acepten”. El ejecutivo prevé que eso ocurra pronto, pues ha adelantado que en 2016 ya estarán en el mercado.

El siguiente paso (2018) será la aplicación de la tecnología de conducción autónoma en carreteras, con coches que sean capaces de cambiar de carril por sí solos y a una velocidad media. En 2020 habrá vehículos que vayan solos por la ciudad.

No será una gran explosión, la del negocio de los coches inteligentes y con funcionalidades de conducción autónoma, ha adelantado. “La industria crecerá menos, pero con más tecnología”, ha previsto.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor