Comienza la era de los dispositivos electrónicos transitorios

InnovaciónInvestigación y Desarrollo

DARPA ha anunciado el programa de investigación VAPR que intentará desarrollar una nueva generación de microsistemas electrónicos con fecha de caducidad.

El año pasado, la agencia estadounidense DARPA publicaba un estudio donde se demostraba la posibilidad de disolver en agua piezas eléctronicas súper delgadas fabricadas con silicio y magnesio.

Ahora, como continuación de este avance, ha anunciado el programa de investigación VAPR (Vanishing Programmable Resources, algo así como recursos programables para desvanecerse), que intentará desarrollar una nueva generación de sensores suicidas o, más concretamente, microsistemas electrónicos altamente sofisticados y “transitorios”.

La idea es que los militares puedan manejar información de forma segura en el campo de batalla, sin miedo a que la pérdida de dispositivos conlleve un robo fatal de secretos estratégicos por parte de las tropas adversarias. También permitiría a los soldados abandonar ciertos elementos sin mayor peligro cuando abandonan una zona, facilitando sus maniobras.

Todo gracias a que el hardware dejará de existir en un punto determinado, mediante una técnica de “degración controlada” que se puede programar y activar según las necesidades del usuario, tal y como informa The Wired.

“VAPR se centrará en el desarrollo y establecimiento de un conjunto básico de materiales, componentes, integración y capacidad de fabricación para apuntalar esta nueva clase de aparatos electrónicos definidos por su rendimiento y la caducidad”, explica la directora del programa, Alicia Jackson.

Esto significa que, en ocasiones, el hardware estará preparado para autodestruirse y descomponerse en el medio ambiente. Otras veces, el usuario deberá intervenir para desencadenar su fin. E incluso se habla ya de dispositivos absorbibles por el cuerpo humano con los que crear verdaderos implantes electrónicos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor