Cómo deben seducir las empresas a los inversores, según los inversores

EmpresasInversores

Los inversores reclaman talento, liderazgo, convicción, honestidad y claridad.

Ha sido sin duda una de las charlas más multitudinarias en el marco de Salón MiEmpresa. No es de extrañar, si se atiende al título de la ponencia y al carácter eminentemente emprendedor de la edición de la feria de este año. ¿Cómo alinearse con tus inversores para seducirles?

Los cuatro ponentes llamados a reflexionar sobre el tema no han revelado ciertamente la fórmula secreta de la Coca-Cola, pero sí que han dado pistas sobre cuáles son los sectores tecnológicos en los que se fijan, cuáles las exigencias a quienes les presentan su proyecto y cuáles los errores que debe evitar. En otras palabras, se han dado pinceladas sobre a dónde se dirige la industria TI, lo que debe hacerse para lograr el éxito -o al menos el capital- y lo que puede llevar a una empresa al ostracismo.

La mesa redonda ha contado con experimentados inversores del sector TI sobre las tablas y con un público repleto de iniciadores.

¿Cuáles son los sectores en los que se fijan ahora los portadores de capital? Si bien la mayoría dice fijarse en jóvenes empresas B2C y como Luis Martín Cabiedes, socio fundador de Cabiedes & Partners, ser “incapaz de saltar de sector”, también se están fijando en sectores en alza: el de la ingeniería biomédica, el e-learning, y el social gaming.

¿Hay un prototipo de emprendedor que guste especialmente? Para Cabiedes es vital que en un equipo haya al menos un tecnólogo y un empresario. Subraya la necesidad de poseer cualidades meramente empresariales.

Un conocimiento profundo sobre la empresa, sobre los procesos de contratación, los trámites de facturación y capacidad de dirección son necesarios.

Hablar un mismo idioma es la prioridad para el emprendedor e inversor Iñaki Arrola, socio fundador de VitaminaK. “Es como un matrimonio”, compara, “hay que escuchar, no porque así lo quieras, sino porque es vital para la relación”.

Cabiedes apuesta por un ejercicio de autocrítica. “Hay que preguntar si tú invertirías en ti mismo”. Christopher Pommerening, managing partner de Active Venture Partners, es más práctico. “Honestamente, el inglés es muy importante”, defiende. Para José Luis Vallejo, cofundador de BuyVip, importará el talento, más allá incluso que el manido término business plan.

“Del talento sale la capacidad de adaptarse” a los cambios. Ningún plan de negocios es estático, defiende.

Vallejo ve absolutamente necesario contar con un líder identificado, que gestione un equipo que “lleve noches sin dormir, que conozca el mundillo y que sea convincente con clientes, empleados e inversores”. La charla transcurre con una interesante reflexión: no puede dejarse de lado la necesidad de un factor diferenciador, aquella ventaja competitiva que destaque en un momento en el que es muy sencillo crear un negocio en la red.

¿Qué es lo que una empresa no puede hacer ante un inversor?

“Decir chorradas”, sentencia Cabiedes. Pide claridad a la hora de venderse a los inversores, “decir qué quieres hacer y cuánto dinero necesitas”.  La mesa coincide en que es vital conocer con claridad lo que se quiere hacer, lejos de planteamientos ortodoxos o de “vender humo”.

“No mentir nunca”, aconseja Arrola, que también fue emprendedor. La falta de honestidad, es a su juicio, una sentencia de muerte.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor