¿Cómo retener el talento en las empresas?

EmpresasExperienciaGestión Empresarial

Tener una visión de futuro, destacar el un área determinada y la creación de un culto son los pasos que necesariamente habrá que dar.

En épocas de crisis, la retención del talento entre los trabajadores de la empresa, puede ser la mejor inversión de futuro. Mantener a los empleados en la empresa conlleva evitar en buena medida que sean contratados por otras empresas o apagar la ilusión de que abandonen para crear su startup.

Son muchos los casos de gigantes TIC que ven huir a algunos talentosos empleados a la competencia. Estas migraciones pueden acarrear daños irreparables. Y es que el talento es el principal valor en una compañía. A él se unen necesariamente la innovación y el éxito.

Justin Kan es el cofundador de dos startups de vídeos y juegos online y si bien no conoce a ciencia cierta la receta para mantener el personal más talentoso en la compañía, ha desvelado algunos pasos irrenunciables a TechCrunch.

Para Kan, lo primero es tener una visión clara sobre lo que se desea. Mostrar seguridad en el desarrollo de la compañía hacia una dirección y ver con claridad la senda a seguir para conseguir los objetivos establecidos.

Lo segundo tiene que ver con lograr elegir un área de actuación en el que la compañía pueda sobresalir. Aquí entran en juego la innovación y la búsqueda de soluciones a los problemas difíciles; todo un reto.

Por último Kan apunta a la “creación de un culto” para mantener a los empleados en la empresa. El aumento de sueldo o un ascenso son, sin duda, alicientes difícilmente rechazables por cualquier empleado. Pero duran poco. “Se convierte en una palanca para que comience a buscar un trabajo mejor remunerado en otra parte”, advierte.

En su lugar, Kan recomienda esforzarse en proporcionar un entorno que construya una verdadera comunidad dentro de la compañía. Las comidas de empresa, por ejemplo. “Aumenta las oportunidades para que se den debates casuales y para que los empleados estrechen lazos”, advierte.

En definitiva, si no hay un entorno favorable en el que el trabajador pueda demostrar sin ambages, su talento, de poco o nada sirve toda la teoría. “Construyendo una sensación de familia, construyes conexiones duraderas entre sus empleados, lo que les mantiene motivados”, asegura.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor