Cómo un tuit provocó el pánico en Wall Street

Empresas

El acontecimiento provoca dos visiones: quienes reclaman más seguridad y quienes alertan de la dependencia de los mercados a redes sociales.

“Última hora: dos explosiones en la Casa Blanca y el presidente Obama está herido”. Este fue el tuit que, con sus 80 caracteres hizo perder 200.000 millones de dólares a Wall Street.

El significativo -anecdótico si se quiere- acontecimiento ha suscitado múltiples teorías en la red. Ya hay quienes alertan del problema de la gran dependencia a los medios sociales y de la vulnerabilidad de los mercados ante las noticias que se expanden por la red.

Se han difuminado las barreras; hackear una cuenta que goza de gran credibilidad (como ocurre con la agencia Associated Press) está al alcance de cualquier internauta con habilidades informáticas –que además, pueden aprenderse-. Alcanzar las altas esferas a través de una travesura y hacer temblar a todo un sistema financiero es ya posible.

De aquí se desprenden dos visiones: por un lado la seguridad informática en general y el control de acceso a una cuenta en Twitter en particular. Por otro, la dependencia de los índices bursátiles a la actividad en redes sociales.

La red social de los 140 caracteres ya ha anunciado planes de introducir la verificación en dos pasos, lo que promete impedir a hackers acceder a cuentas de terceros.

Por otro lado, el sistema informatizado de compra-venta de acciones, atiende, entre otras cosas a las breaking news, noticias de última hora. La creciente influencia de las redes sociales y sobre todo su inmediatez, les ha animado a incluir herramientas de medición de las noticias que transitan por las mismas.

Los terminales de Bloomberg ya cuentan con una selección de cuentas de Twitter a las que seguir; se utiliza la herramienta para intercambiar información y sugerencias. En definitiva, los todopoderosos mercados ya miden la temperatura de las redes sociales para hacer sus inversiones. Cotizaciones basadas en noticias a través de redes sociales: ¿una fórmula explosiva?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor