Condenan a un estudiante afgano a 20 años por blasfemo

Empresas

Parwez Kambakhsh, un estudiante afgano, distribuyó un artículo sobre los derechos de las mujeres bajo el Islam que descargó en Internet. Su osadía fue castigada con una condena a muerte que ahora ha sido rebajada por un tribunal de apelación “a solo 20 años”.

Kambakhsh trabajaba además como periodista para la prensa local y fue detenido y torturado hasta que confesó “el crimen”. Juzgado en secreto sin derecho a defensa por un abogado, fue condenado a muerte, con manifestaciones públicas celebrando el veredicto y con los clérigos proclamando que merecía ser ejecutado por violar las enseñanzas del Islam.

Un hermano del periodista ha explicado que a su juicio los cargos por blasfemia eran un pretexto, y que la intención era cargarse a Parwez por escribir acerca de los abusos cometidos por los caudillos locales y las milicias.

Brad Adams, director para Asia de la ONG “Human Rights Watch”, calificó de ridícula la sentencia, explicando que una condena a 20 años era en cierto modo para el sistema judicial, un fiasco mayor que reafirmar la condena a muerte. “Una oportunidad perdida por el presidente del país Hamid Karzai, dice Adams.

Kambakhsh anunció que “no acepta la decisión del tribunal” y que apelará a la Corte Suprema, su último recurso. Las organizaciones internacionales de derechos han señalado la preocupante falta de libertad de expresión y las libertades individuales en Afganistán. No parece que haya servido de mucho las acciones militares de Estados Unidos y sus socios, entre ellos España, derrocando el movimiento islámico hace ya siete años.

vINQulos
Los Angeles Times

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor