“Conejo de Jade”, el rover chino, ya salta en la Luna

ComponentesWorkspace
0 0 2 comentarios

Desprendido de la sonda Chang E 3 el rover Yutu (Conejo de Jade, nombre de un personaje de la mitología china) ya recorre el suelo de nuestro satélite tras aterrizar en la Bahía de los Arcoiris, convirtiéndose así en el primer vehículo terrestre en posarse sobre la Luna de forma controlada desde hace 37 años. Parece claro que la carrera espacial ha virado hacia China, que pasa a ser tras la extinta Unión Soviética en el segundo país en colocar allí un robot explorador.

Eran las 21:35 hora española del sábado cuando Yutu, el vehículo robotizado chino de exploración lunar comenzaba su andadura por las inertes arenas de nuestro satélite, donde llegó a bordo de la sonda Chang E 3. Tras posarse suavemente y sin incidentes y transcurrido un tiempo prudencial para realizar las comprobaciones oportunas la sonda desplegó la rampa que permitía al rover abandonar su transporte hasta la Luna y comenzar a desplazarse libremente por el terreno.

Desde que en junio de 1973 llegase a la Luna el robot explorador Lunokhod 2 ningún otro vehículo procedente de la Tierra había circulado por allí. Además en estos años transcurridos desde entonces a la Luna o bien han llegado satélites orbitales o se han estrellado de forma programada otras sondas, pero era la primera vez en casi cuatro décadas en que se producía un aterrizaje controlado.

20131215-213028.jpg

Yutu, que pesa 140 klilos, puede excavar la superficie lunar y examinar mediante radar hasta cien metros de profundidad. Su fuente de energía es un generador de plutonio que le permite desplazarse a 200 metros por hora y que según las previsiones de la agencia espacial china debería permitir que estuviese operativo al menos durante tres meses. Una de sus misiones será la de ubicar sobre la superficie lunar un telescopio que permitirá observar por primera vez la plasmaesfera, la capa de gas ionizado que rodea nuestro planeta.

China ya hizo llegar dos naves anteriormente a la Luna, las Chang E1 y E2, que reciben su nombre de una diosa mitológica china que habitaba nuestro satélite. Se trató de un satélite orbital y otra sonda cuya misión era chocar contra la superficie, siendo esta la primera vez que el país realiza un aterrizaje controlado, cuyo éxito sin duda animara el programa espacial chino que aunque no tiene un calendario estrictamente fijado sí se sabe que incluye concluir su estación espacial permanentemente habitada en torno al año 2020 y utilizarla como base para posteriormente enviar a la Luna una misión tripulada, lo que supondría que el hombre vuelva a posarse allí medio siglo después de hacerlo por primera vez.

vINQulo

Universe Today

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor