¿Confías en que tu banco te reembolse el dinero perdido tras un robo online?

Seguridad

Según un informe de Kaspersky Lab, cerca de la mitad de los clientes bancarios se muestra confiada de recuperar sus ahorros en un mundo cada vez más marcado por la ciberdelincuencia.

“¿Confías en que tu banco te reembolse el dinero perdido tras un robo online?”. Si le haces esta pregunta a aquellos españoles que suelen gestionar pagos a través de Internet, en un mundo cada vez más marcado por los ataques cibernéticos, 45 de cada 100 contestaría que sí.

kasperskylablogoNo hablamos de posibilidades, sino de realidades. De hecho, es justo el 45% el que responde con un rotundo sí a esta cuestión en el Informe sobre Riesgos de Seguridad en los Consumidores realizado por B2B International para Kaspersky Lab.

Éste no es el único dato que llama la atención en este estudio. Un número de usuarios todavía mayor, el 81%, está seguro de que la entidad bancaria que ha elegido para guardar sus ahorros cuenta con la tecnología de seguridad precisa para actuar en caso de amenaza.

Y lo que es más curioso todavía: mientras a los bancos se les supone un comportamiento profesional, los internautas no siguen el mismo ejemplo. No acaban de ser del todo cuidadosos con sus acciones.

Por ejemplo, más de un tercio (el 36%) no pone precauciones cuando se conecta en redes inalámbricas públicas y casi un tercio de ellos (el 30%) tampoco se preocupa de estudiar la fiabilidad de las páginas en las que realizan transacciones financieras o a las que entrega información de carácter sensible.

Su actitud es todavía más temeraria si se tiene en cuenta que una cuarta parte (el 25%) de las webs malignas que emplean técnicas de phishing para atrapar a los usuarios más incautos usurpa la identidad de bancos que existen en realidad, así como de tiendas online y demás servicios de pago. Y lo hacen con cuidado por los detalles.

La conclusión parece clara: por mucha confianza que tengas puesta en tu banco, no deberías dejar de aplicar tus propias medidas de seguridad. Prevenir es siempre mejor que curar.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor