Conocemos OpenDaylight, el proyecto de SDN Open Source “más grande del mundo”

Open SourceRedesSoftware

En apenas 3 años de vida aglutina 150 socios adheridos al proyecto. La mayoría son empresas TI de renombre.

Especial desde Berlín

Desde hace años las redes han estado gestionadas de la misma manera y los esfuerzos se centraban principalmente en el hardware. La pregunta a responder era cómo hacerlas más ágiles y mejores.

Estudiosos de las universidades de Standford y Berkeley decidieron separar los datos y las funciones de control en los dispositivos de redes como routers y switches. El estándar creado recibió el nombre de OpenFlow, que hoy se considera el facilitador de las redes definidas por software.

“Todos estaban de acuerdo en que las redes definidas por software eran importantes pero no había forma de estandarizarlo. El protocolo sí, pero cada jugador de la industria de Networking programaba las redes a su manera”.

“Entonces IBM dio el paso y reivindicó la necesidad de un Linux de Redes. Fue a sus socios y les transmitió la idea de crear un controlador SDN de código abierto”. Nadie pensó que era posible que competidores como Cisco o Vmware se pusieran de acuerdo para crear algo así.

En abril de 2013 llegó un halo de luz sobre esta oscuridad. Y es literal. Nació OpenDaylight Project con un objetivo: unir la industria en torno a una base de código común para SDN.

La historia nos lo cuenta Neela Jacques, máximo responsable de este proyecto Open Source adherido a la Linux Foundation y OPNFV. Se muestra muy entusiasta en nuestro encuentro en Berlín, ciudad que acoge esta semana la cumbre OPNFV.

Tres años después de la creación del proyecto, sigue Jacques, “somos el proyecto de networking de código abierto más grande del mundo y por mucho”. Tienen 150 empresas asociadas y reciben 150 millones de dólares anuales, el 95% de la cantidad en especie.

En el medio, Neela Jacques, en una imagen de archivo
En el medio, Neela Jacques, en una imagen de archivo

Al margen del volumen que ha alcanzado el proyecto, el ejecutivo, francés de nacimiento y residente en los Estados Unidos -como gran parte del equipo de la Fundación Linux-, se muestra especialmente orgulloso por haber inyectado la filosofía Open Source a un proyecto que aglutina a gigantes del sector que compiten entre sí -y de manera feroz en ocasiones-.

“Sabíamos que había miedo de que Cisco dominara, de que las empresas compitieran entre sí, así que hemos invertido en un montón de eventos y nos hemos centrado en la comunicación entre la comunidad”, explica.

Enumera constantemente los beneficios de adherirse a un proyecto abierto. En términos de ROI, por ejemplo. “Hay tres opciones”, enumera. Construyes la tecnología tú mismo, con los costes de estudio de mercado, desarrollo y despliegue; buscas una startup que comprar, con los costes de compra e integración que supone o te asocias con terceros para construir tu modelo de negocio sobre lo que se ha creado en común.

La opción más favorable es fácil de adivinar para Neela Jacques. “Si tienes el controlador es más fácil vender aplicaciones on top o el hardware de abajo. De alguna forma OpenLinght representa la punta del iceberg para otras actividades”.

Preguntado por las diferencias entre el rango de socio (platino, oro y plata) y de si esto influye para el control del proyecto y por tanto para la definición de su dirección en beneficio propio, Jacques vuelve a aludir al espíritu de comunidad. “Como socio platino tienes un sillón en la junta directiva, pero esta no dice a los desarrolladores qué hacer. Tienen la responsabilidad, pero no el control”, responde.

Los socios platino del OpenDaylight Project son Brocade, Cisco, Dell, Ericsson, HPE, Inel y Red Hat. Hay que ir hasta los socios Plata para encontrar telecos como AT&T o Comcast. Completan la lista nombres como ZTE, Microsoft, Nokia, Huawei, Juniper, Avaya, Lenovo, Fujitsu, Oracle o CA Technologies.

Jacques cree que lo más importante de las redes del futuro no es la capacidad, ni siquiera la flexibilidad. “Deben de ser programables y ágiles”, defiende. “No sabemos lo que vendrá, ni los dispositivos conectados que se impondrán en el futuro. Y hay que tener en cuenta que reducir los costes no es reducir el OPEX, es también reducir los costes de los cambios que hay que hacer”.

Le pedimos una última reflexión.

Si no eres una gran empresa debes colaborar para prosperar. Y si lo eres, debes asegurarte de tener la innovación en casa. En ambos casos la respuesta es el Open Source.

Y tal vez sea por esta lista de primeras espadas del sector TI, pero lo cierto es que el encuentro que se celebra en este hotel de lujo de Berlín nos deja un regusto más de negocio que a espíritu de Comunidad y código abierto.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor