Conseguir un iPhone 4 teniendo ya un compromiso de permanencia, misión imposible

OperadoresRedes

Por un “vacío comercial”, las operadoras no dan opción al usuario, por lo que muchos se deciden a cambiar de compañía a pesar de tener que pagar una penalización.

Movistar, Orange y Vodafone se enfrentan en una batalla comercial sin precendentes en el mercado español -la comercialización de un terminal de alta demanda por parte de las tres desde su lanzamiento- lo que está provocando una lucha encarnizada por conseguir clientes que ha dejado algún que otro vacío legal. O mejor dicho, vacío comercial.
El principal problema lo tienen aquellos consumidores que, a pesar de tener firmado un compromiso de permanencia con su operadora actual, quieren tener un iPhone 4, pagando “lo que sea” por el teléfono.
La cerrazón de los servicios de atención al cliente es similar en las tres operadoras. En Movistar, si no se está a falta de tres meses de la finalización del contrato de permancia -momento en el cual están dispuestos a regalar los puntos necesarios para obtener el terminal- no hay nada que hacer.
“Ni siquiera pagando podría hacerse con el teléfono. La única posibilidad que tiene es hacerse una línea nueva y obtener el terminal como nuevo cliente”, señalan desde el servicio de atención al cliente de Movistar. Esto supone al usuario pasar a pagar dos cuotas mensuales, adquirir otro compromiso de permanencia y pagar el precio del teléfono para nueva alta dependiendo del plan de datos comprometido.
En Orange la respuesta del departamento comercial ha sido similar. “Si no se tienen los puntos necesarios, puede canjear los que ya tiene por otro terminal o hacerse una línea nueva”, han reconocido desde el teléfono de información a Silicon News.
¿Es preferible perder un cliente?
Ante esta situación, el cliente tiene otra opción: plantearse el cambio de operadora y pagar la penalización que conlleva el romper el compromiso de permanencia.
Dependiendo de la compañía, esta penalización puede rondar los 60 euros o llegar a superar los 300, dependiendo del tiempo restante de permanencia. Tras consultar al servicio de atención al cliente de Vodafone, desde la operadora roja señalan que faltando 12 meses para acabar la permanencia, la penalización sería de 120 euros.
Ante esto se plantea un problema de fidelización que afecta a las tres operadoras. Se prefiere dejar escapar un cliente a cobrarle un determinado importe por el teléfono, aunque sea más elevado.
Desde el departamento de puntos de Movistar, consultados por Silicon News, aseguran que no es así, y que existe la posibilidad de pagar la penalización correspondiente a la operadora y después, adquirir el teléfono, previo nuevo pago.
Sin embargo, Silicon News ha comprobado que en el Departamento de Atención al Cliente no contemplan esta posibilidad.
La solución puede llegar con el inicio de la comercialización de los terminales “libres” que acaba de lanzar Apple.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor