Una Semana Santa… y segura (I)

Seguridad

¿Estás a punto de irte de vacaciones? Entonces, échale un vistazo a alguno de los consejos que enumera Recovery Labs para comprobar si vas a dejar tu negocio bien asegurado antes de ese merecido descanso de Semana Santa que tienes por delante.

Ahora que buena parte del país se ha cogido unos días de vacaciones, o estará a punto de hacerlo, llega el momento de reflexionar sobre cómo afrontan las empresas las vacaciones. ¿Son organizadas? ¿Llevan tiempo preparándose para el parón de Semana Santa? ¿Qué tipo de cabos dejan atados? ¿La seguridad, por ejemplo? A pesar de que el ambiente general, como en cada periodo de asueto, invite a disfrutar de unos tempraneros días de primavera en cualquier rincón nacional o del extranjero, alejados de las preocupaciones laborales, hay gente que no descansa. Y no nos referimos precisamente a los profesionales que seguirán levantándose temprano para incorporarse a sus puestos de trabajo a lo largo de la semana, ya sean miembros del sector turístico u otros. Hablamos de los ciberdelincuentes, que aprovechan cualquier ocasión para jugársela a los usuarios menos precavidos.

La acción de los cibercriminales (y también un pequeño despiste, una causa meteorológica o una práctica poco recomendable) puede jugar una mala pasada a usuarios de a pie y compañías en cualquier momento. Así nos lo recuerdan desde la firma experta en seguridad informática Recovery Labs, que ha elaborado una larga lista de recomendaciones que deberían ayudar a mantener los problemas a raya sin grandes esfuerzos. Esto es, deberían contribuir a que los datos sensibles se mantengan a buen recaudo, libres de miradas indiscretas. ¡Toma nota! Los consejos serían los siguientes:

1. “Realiza una copia de seguridad de tu información”:

El Día Mundial de la Copia de Seguridad ya ha pasado, pero eso no quiere decir que debas dejar de pensar en el backup de datos hasta el año que viene, cuando nosotros volvamos a recordarte su importancia para preservar tus datos. Al contrario, deberías empezar ya por poner en práctica medidas preventivas como el volcado de información en más de un soporte, llevar a cabo el backup de forma frecuente y revisar en el preciso momento de hacer la copia, y con el paso del tiempo, que funciona. Nunca están de más los duplicados en los que se echa mano de tecnología de cifrado.

2. “Cifra tus datos”:

Como decíamos, el cifrado es un buen aliado del contenido que se quiere proteger de otras personas que no son sus dueños legítimos y que nunca deberían tener acceso a él, a no ser que se les conceda permiso. Y es que, incluso poniéndonos en el extremo de que tus dispositivos o tus cuentas online acaben cayendo en manos ajenas, los ladrones lo tendrán más complicado para conocer qué hay realmente guardado y cuál es su contenido si cifras. Sé más listo que ellos y no les ayudes dejando a la vista texto plano.

3. “Actualiza tu antivirus”:

Puede que suene a discurso trillado, pero es que éste se trata de uno de los principios básicos de la protección para dispositivos informáticos: usa un programa antimalware que luche contra la invasión de software indeseado. Instálalo en todas tus máquinas, incluyendo smartphones y tabletas, para los que ya hay ediciones especiales de diversos fabricantes. Y modernízalo a medida que salgan versiones nuevas. Recovery Labs señala, en concreto, los quebraderos de cabeza que puede suponer un mal mantenimiento del antivirus y recuerda que una desactualización se puede convertir en el punto de partida para un pobre rendimiento del sistema. No dejes de actualizar por irte de vacaciones.

4. “Deja instalado un firewall o cortafuegos”:

Es fundamental recurrir a un producto tan básico, pero a la vez tan útil a la hora de evitar injerencias en asuntos privados, como es un programa antivirus. Pero tampoco conviene olvidarse de otras soluciones que comparten su carácter defensivo y que pueden ahorrar sustos como los firewall. Los expertos siguen promoviendo su utilización en la actualidad para que las piezas malignas de software, y también sus propios autores y los hackers con malas intenciones, se queden fuera.

5. “Actualiza tu sistema operativo con los últimos parches de seguridad”:

El antivirus no es la única barrera de seguridad de un sistema (y la empresa que lo utiliza) ni tampoco todo lo que hay que mantener al día, a medida que se van acumulando numeraciones, mejoras, parches y correcciones. El mismísimo sistema operativo que gobierna sobremesas, portátiles, tabletas, móviles y servidores, por ejemplo, tiene que seguir un camino idéntico para tapar a tiempo posibles agujeros conocidos por los maleantes. Y, siempre que el presupuesto lo permita, todos estos dispositivos deberían animarse también a dejar atrás aquellas plataformas que nacieron hace ya años y se van quedando desfasadas, y hasta huérfanas de soporte. Ve pensando si es hora de una renovación total.

6. “Mantén alejado el equipo de fuentes que generen campos magnéticos”:

Desde un punto de vista más físico y sin necesidad siquiera de pelearse con el funcionamiento de los programas y las compatibilidades, está la cuestión de la desmagnetización de los discos. Aquí sólo hay que echarle un poco de sentido común al asunto. Y es que, si quieres que tus dispositivos de almacenamiento duren y sigan intactos cuando vuelvas a la oficina una vez finalizada la Semana Santa, no los dejes cerca de elementos que puedan afectar a sus propiedades magnéticas hasta borrar su contenido sin posibilidad alguna de recuperación. A veces el lugar y el ambiente es lo más importante.

7. “Apaga el equipo siempre a través del sistema operativo”:

Una vez terminada tu jornada laboral, ¿tienes la costumbre de bajar la tapa de tu portátil y reengancharte a tus tareas la próxima vez dejando que el aparato se despierte solo? ¿En alguna ocasión has pulsado sin más el botón de encendido para apagar tu ordenador, cuando estaba funcionando de forma correcta y sin intención de sacarlo de un cuelgue? ¿Lo has desenchufado, incluso, en vez de apagarlo primero para terminar con el día? Evítalo. Antes de irte de vacaciones de Semana Santa, asegúrate de proceder al cierre a través de las propias opciones de software. De este modo sabrás que has guardado toda la información con la que estabas trabajando… y que no te encontrarás problemas cuando quieras volver a iniciarlo.

En la segunda parte de este artículo desvelamos el resto de las pautas a seguir para luchar con mayor eficacia contra las pérdidas de datos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor