Cómo evitar caer en las redes de una botnet en 6 pasos

Gestión de la seguridadSeguridad
0 0 No hay comentarios

Varios dispositivos zombis trabajando al unísono pueden llevar a cabo ataques de denegación de servicio, dinfundir spam o robar datos.

Una de las formas que tienen los ciberdelincuentes para sembrar el caos se llama botnet.

Esto es, “un grupo de dispositivos conectados a internet que ha sido infectado con un malware especial”, según la definición que ofrece Kaspersky Lab, que recuerda que esos dispositivos zombis pueden ser desde ordenadores, teléfonos y tabletas a routers o incluso juguetes inteligentes.

“El tipo de malware que crea bots, o zombis, funciona de forma encubierta y adquiere derechos de administrador, además otorga el control del dispositivo a los ciberdelincuentes sin revelar su presencia”, continúa Kaspersky Lab. “El dispositivo hackeado funciona como siempre pero, simultáneamente, sigue las órdenes del líder de la botnet. Juntos, los dispositivos infectados conforman una infraestructura potente utilizada para cometer ciberdelitos”.

Así, es posible que una botnet lleve a cabo un ataque de denegación de servicio, que distribuya mensajes de spam a diestro y siniestro, que vaya reclutando nuevos dispositivos o que acabe robando datos.

Teniendo en cuenta el peligro que puede entrañar una botnet, la propia Kaspersky Lab ha elaborado una lista con seis trucos que permiten luchar contra este mal, empezando por modificar las contraseñas que vienen por defecto en aparatos como routers, impresoras o cámaras web.

En segundo lugar, resulta imprescindible aplicar todas las actualizaciones de seguridad y de firmware que vayan lanzando los distintos fabricantes para el sistema operativo utilizado o las aplicaciones instaladas.

¿Qué más? Kaspersky Lab desaconseja usar las cuentas de administrador de los ordenadores y el acceso root de los terminales móviles o, en todo caso, pasar de tenerlo activado continuamente.

Aunque a estas alturas ya resulte obvio, nunca se debería descargar contenido de sitios no oficiales. Aquí los expertos apuntan, sobre todo, al contenido pirata de páginas de terceros. De hecho, “si descargas algo de un tracker torrent u otros lugares de poca confianza, comprueba todos los archivos con un buen antivirus“, dice Kaspersky Lab.

Por último, y en relación a lo anterior, conviene disponer de una solución de seguridad y revisar las distintas notificaciones que vaya generando.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor