Consejos para evitar un despido

CloudEmpresasMercados FinancierosStart-Up

Conforme las noticias sobre la crisis económica se hacen cada vez más estremecedoras, los empleados de todo el mundo se preguntan a diario si terminará también por afectarles a ellos.

A continuación exponemos diez medidas que los técnicos podrían aplicar en sus centros de trabajo para asegurarse un lugar en la empresa.

despedido.jpg

Es cierto: la Bolsa se desploma; los grandes bancos se compran y se venden como rosquillas; los expertos en finanzas se lanzan desesperados a cualquier bola de cristal o predicción de futuro que se les ofrezca; y ahora, incluso las entidades de capital riesgo que soportan Silicon Valley empiezan a decir a sus empresas que se ajusten el cinturón y se preparen para las rebajas.

Así que, con todos esos bien informados hombres de negocio reconociendo que no saben qué va a pasar, ¿qué se supone que deben hacer los profesionales de la tecnología para mantener su trabajo y seguir pagando la hipoteca? Os proponemos un plan basado en diez puntos. Alguno de ellos puede parecer algo exagerado, pero lo cierto es que no está el horno para bollos.

1. ¡Mira a tu alrededor!
No creas que sólo porque estés haciendo bien tu trabajo escaparás de la debacle. Necesitas entender de verdad no sólo lo que pasa en el pequeño rincón de tu mundo tecnológico, sino todas las herramientas tecnológicas que hacen que tu empresa siga funcionando. Cuanto más sepas de todas las partes de la maquinaria, más valioso serás para la empresa, que busca quedarse con los trabajadores más versátiles en vez de que con los especialistas.

2. Sal de paseo
De verdad, sal de tu cubículo y pasa algún tiempo visitando partes que se salen no sólo del universo tecnológico de tu empresa sino también de la forma de pensar de tu empresa. Esto no es fácil, pero después de las primeras incursiones, te sorprenderás al ver la manera en la que la empresa mantiene a sus técnicos. Aprenderás el lenguaje del negocio y pronto te convertirás en un experto, capaz de formarte opiniones propias sobre el valor que tiene la tecnología fuera del mundo tecnológico y sobre todo, de darlas a conocer a los demás.

3. Haz amigos
Este es un territorio sin explorar para muchos técnicos. Suele resultarnos más fácil lidiar con nuestra computadora que con la gente real. Pero a menos que quieras ver cómo tu correo electrónico entra en la lista de los despedidos, necesitas fijar algunos lazos en la compañía que puedan advertirte de la tormenta que se avecina. Si no tienes acceso al radar de la compañía, estarás trabajando a ciegas. Conviértete en el ayudante informático no oficial, y pronto verás lo fácil que es hacer amigos.

4. Pierde amigos
Estás intentando mantener tu puesto de trabajo, ¿no? Pues ya sabes todo el tiempo que se va en jugar en línea, navegar, responder a correos de fuera del trabajo, hablar por el Messenger, etc. Alguien va a tener que sacrificarse y dejar de perder tiempo en enviar correos masivos o intercambiar fotos de la última fiesta. Ese alguien deberías ser tú.

5. Protege el bolsillo de tu jefe
Conviértete en un vigilante nocturno para tu empresa. ¿Cuántos equipos se han quedado encendidos, cuántas impresoras, cuántas luces encendidas? Calcula cuánto gasto supone esto para la oficina y coméntaselo a tu jefe. Elige si no otro objetivo: los gastos generados por la impresora. Todo el malgasto de papel y energía generado por impresiones inútiles. Paséate por todas esas licencias de software inútiles para averiguar el dinero que tu empresa paga por ello. Te puedes convertir no sólo en el favorito de tu jefe, sino también en un héroe para los ecologistas.

Autor:
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor