Consejos para comprar online de forma segura

Empresas

Mikko Jarrah, director general de PujaLista España, analiza el sector de la compra online en España

Las nuevas tecnologías han supuesto un cambio de hábitos y costumbres tanto en la vida doméstica como en la empresarial, y el comercio y el entretenimiento no se iban a quedar atrás.

Ahora los consumidores podemos seguir comprando en tiendas y divirtiéndonos con juegos tradicionales, pero también aunar las dos actividades, el consumo y la diversión, desde el sillón de casa. Una tendencia que cada vez se evidencia más en nuestro país y que crece con la aparición de los servicios de subasta online.

Las subastas en Internet son, en primer término, otra forma de comercio electrónico, con el añadido de suponen un riesgo, siempre controlado, y un entretenimiento.

El crecimiento del comercio electrónico en nuestro país afecta favorablemente al sector de las subastas online que, además, también ha crecido de forma importante en el último año.

Los últimos datos del Estudio sobre comercio electrónico B2C 2007 de la entidad pública Red.es son muy alentadores respecto al crecimiento de esta actividad en general en España y respecto al sector subastas en particular. También crece el interés y la confianza de los usuarios en los servicios y compras a través de Internet. Compramos más, nos gusta más y tenemos menos problemas.

Este estudio estima que la cifra de negocio que ha generado el comercio electrónico en España en 2006 ha sido de 2.778 millones de euros.
Y lo que es aún más significativo, más de uno de cada cuatro (27,3%) internautas ha realizado compras por Internet durante 2006. Además, los que lo han probado están satisfechos, ya que prácticamente la totalidad (98,7%) de los compradores declara que las compras por Internet han cubierto sus expectativas siempre o casi siempre.
Y otro dato positivo, la desconfianza con las formas de pago pierde peso, pasando del 35,2% en 2005 al 23% en 2006.

Por su parte, un 10,9% de los compradores de Internet lo hacen en subastas. Mientras que en 2005 esta categoría no obtuvo el peso suficiente para tener presencia propia en el estudio. El perfil de los usuarios de subastas online es el de personas jóvenes, menores de 30 años. Además, un 4,8% de los compradores en Internet también juega on-line.

Si la competencia en el mundo de la empresa es un signo de crecimiento del mercado, la llegada de nuevos actores al sector sería bien recibida por los usuarios, como señala este estudio, que afirma que aunque la oferta nacional está bien valorada, una mejora en la misma, traducida en un número superior de productos y servicios en el mercado on line repercutiría positivamente en las compras.
Todos estos porcentajes y datos demuestran un hecho que, por otro lado, ya muestra el sentido común: la mejora en la seguridad de las web de comercio online en general y de subastas online en particular conviene tanto al consumidor, que podrá beneficiarse de la comodidad y la exclusividad que supone la compra por Internet, como al empresario, que verá como cada vez más usuarios confían en su negocio.
Para ello es necesario que tanto empresas como organizaciones se esfuercen por adoptar las medidas de seguridad necesarias para garantizar la satisfacción de sus clientes, y que éstos cuenten con toda la información oportuna para poder distinguir una web lícita y totalmente segura de otra que no lo es.

Comprobar que la página web utilizada cuenta con un sello de seguridad, comparar precios para optar por la forma de comprar más barata y fiable y, sobre todo, confiar en el sentido común, son varios consejos a tener en cuenta cuando se compra en Internet.


En el caso de las subastas, es importante que se trate de una empresa seria, con experiencia demostrada y que explique claramente cuál es el funcionamiento de la puja y qué datos son necesarios para participar, así como su política de privacidad de datos.
De nada sirve ofrecer en subasta los mejores productos al precio más bajo si no hay transparencia en cuanto a funcionamiento, entrega de premios e información corporativa.

La confianza del consumidor en el comercio online ha crecido gracias a las compañías que se han tomado en serio al usuario y le han ofrecido todas las garantías para comprar con seguridad y comodidad.

El sistema de puja o subastas va un paso más allá, añadiendo un grado de entretenimiento e interactividad que no está reñido con la seguridad. Se trata de arriesgar pero controlando el riesgo, y pudiendo confiar al cien por cien en que se trata de un servicio que, además de entretenido, es seguro y se trata de una verdadera y cómoda oportunidad de pujar por un objeto único y de calidad, tal y como sucede en las subastas off-line.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor