¿Se convertirá el conflicto entre las dos Coreas en una ciberguerra?

CiberguerraSeguridad

“En una situación de conflicto, todo es posible y nada es descartable”, apunta el director técnico de PandaLabs, Luis Corrons, aunque reconoce que por ahora el enfrentamiento entre Corea del Norte y del Sur es más tradicional.

Algunos de los últimos conflictos han tenido su batalla espejo en el ciberespacio. El conflicto entre Georgia y Rusia por el control de Osetia tiró los páginas gubernamentales georgianas y la del principal banco del país. Un recrudecimiento de la situación en Gaza propició una oleada de hacktivismo. Europa ya se prepara para ser una potencial víctima del ciberterrorismo. El conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur podría tener por tanto réplica en el ciberespacio. Un virus consiguió paralizar el sistema nuclear iraní. ¿Qué podría hacer una campaña bien orquestada?

“En una situación de conflicto, todo es posible y nada es descartable”, reconoce a las preguntas de Silicon News Luis Corrons, director técnico de PandaLabs, aunque explica que “echando un vistazo a las noticias que nos llegan” el choque entre las dos Coreas no tiene aspecto de guerra tecnológica. “Parece más, de momento, un conflicto que se está desenvolviendo de la forma más tradicional que basado en nuevas tecnologías”, apunta.

De momento. ¿Podría Corea del Norte atacar a Corea del Sur? ¿Podría la del Sur tumbar a las – escasas – infraestructuras tecnológicas del Norte? Los ciudadanos de Corea del Norte tienen escaso acceso a las nuevas tecnologías, aunque Corea del Sur es un país tan tecnológicamente desarrollado – y dependiente – que un ataque a ese nivel podría tener consecuencias muy golosas para el otro bando.

“Si realmente quisieran llevar a cabo un ciberataque, lo lógico es que su objetivo fueran las infraestructuras críticas del país”,
apunta Corrons, reconociendo que “tirar” las páginas gubernamentales o de los principales bancos del país “puede hacer daño a la imagen, pero no va más allá”. Corrons apunta a otros destinos de ataque con mayores consecuencias. “Si alguno de los bandos o algún grupo organizado partidario de uno o de otro  atacara realmente a sistemas SCADA”, alerta, “pongamos como ejemplo, como el suministro eléctrico, o nuclear, u otro tipo de abastecimientos, sí se podrían dar situaciones más dramáticas”.

Apagar la luz de todo un país y más de uno que está sufriendo una situación de ataque podría ser más que un fastidio el primer paso para el pánico general. “Ni siquiera primeras potencias internacionales están al 100% preparadas para hacer frente a un ciberataque de estas características”, avisa Corrons, que reconoce los esfuerzos de Estados Unidos y la Unión Europea en los últimos años para mejorar en cuestiones de ciberseguridad. “Pero todavía estamos lejos de estar realmente blindados contra este tipo de acciones o lo suficientemente preparados para reaccionar a tiempo”, recuerda.

¿Serán Corea del Norte o Corea del Sur los primeros campos de ensayo de las guerras del futuro? “Desconocemos cuál es el exactamente el nivel de preparación de Corea del Sur, o del Norte, pero es lógico pensar que si en EEUU  y en la Unión Europa se está como quien dice empezando a trabajar ahora en estos temas, el nivel de preparación en otros países necesariamente tiene que ser inferior”, apunta.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor