Coravin, la revolución del mundo del vino que evita tener que acabar toda la botella una vez descorchada

Datos y Almacenamiento

Robert Parker es una autoridad mundial en lo referente a enología y casi se tienen sus recomendaciones y opiniones por palabra sagrada. Si alguien de cuya nariz depende la confianza de millones de degustadores de vino de todo el mundo dice que con un aparato como Coravin por fin podremos librarnos de ver cómo se echa a perder el vino que queda en la botella y que no podemos terminad de bebernos tras descorcharlo no quedará más remedio que hacerle caso.

Desafortunadamente no siempre que se descorcha una botella podemos terminar su contenido antes de que este quede deteriorado por la exposición al oxígeno. Si el vino es de calidad y por las circunstancias que sea no podemos dar cuenta de todo el contenido en un período corto de tiempo se echará a perder. Para esto tiene la solución Coravin, una herramienta que permitirá tomar una copa del mejor vino de nuestra enoteca y poder dejar la botella de nuevo cerrada y sin perjuicio para el rico caldo.

El secreto lo tiene su sistema de extracción del contenido a través del corcho mediante una aguja que insufla en el interior de la botella argón, un gas inerte que no produce efecto alguno sobre la integridad del resto del vino que queda dentro de la botella, con lo cual pasado un tiempo (días, semanas, meses… incluso años) podemos volver a pinchar la botella a través del corcho mediante la aguja de Coravine, servirnos una o varias copas más y volver a dejar la botella con su contenido preservado y con todo su sabor y olor intactos.

Hasta ahora las máquinas que podían conseguir este mismo efecto, como Enomatic, tenían un precio prohibitivo para el usuario doméstico y estaban circunscritas estrictamente al ámbito profesional de los locales especializados, pero Coravine tiene un precio razonable, no olvidemos que hablamos de conservación de vinos de precios elevados, reservas y grandes reservas de los que el propio Robert Parker en su guía califica con la más alta nota y que no salen baratos. Hablamos de $300, que puede parecer mucho pero que realmente para quien dispone de bodegas de estas características puede resultar incluso un ahorro al permitir no tener que desechar vino sobrante.

Además de la propia herramienta Coravin necesita unas cápsulas de argón (viene con tres de ellas) para introducir el gas en la botella y que ocupe el espacio desalojado por el vino que servimos. Cada cápsula rellena el espacio equivalente a una docena de botellas y pueden adquirirse por $10.

coravin

El único problema puede aparecer con vinos viejos en los que el corcho esté deteriorado, puesto que todo se basa en que el tapón conserve sus propiedades aislantes, permaneciendo flexible. La efectividad de Coravin quedó puesta de manifiesto en una cata ciega que se celebró en el lanzamiento de la máquina en la que se sirvieron distintas botellas de un mismo vino de las que se habían extraído algunas copas en semanas anteriores y los catadores no fueron capaces de diferenciarlas entre ellas ni de una botella recién descorchada.

vINQulo

Coravin

Robert Parker

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor