¿Crisis? No, las empresas también se enfrentan a un cambio cultural

Empresas

Acceder a información corporativa desde cualquier dispositivo, sobre cualquier red y en cualquier momento. Atención empresas: el trabajador ha cambiado.

La empresa actual se enfrenta a algo más profundo que los cambios y exigencias provocados por la crisis económica. Se enfrenta a un cambio cultural. Este está impregnado en todos sus componentes de las corporaciones: desde los empleados hasta las formas de hacer negocio.

La llegada de dispositivos conectados al mercado de consumo de masas y los nuevos hábitos que se derivan del uso de los mismos están dibujando un nuevo paradigma que genera tantos retos como beneficios para la empresa.

Según Forbes, el número de trabajadores que trabaja desde fuera de la oficina aumentará un 63% en los próximos 5 años. Serán trabajadores multidispositivo. Estudios recientes auguran que la mayoría de los empleados de las empresas usan 3 o más dispositivos distintos al día para trabajar. Previsiblemente la cifra aumente en los próximos 5 años.

Hay que añadir un componente más a este cambio cultural. Los hábitos de trabajo han cambiado radicalmente. Gracias a los dispositivos conectados es sencillo consultar el correo electrónico corporativo desde el teléfono móvil, en cualquier lugar del planeta. Es el fenómeno conocido como BYOD.

Esta tendencia, además de aumentos en la productividad, ha dado como resultado la disminución del control de las empresas sobre el uso de información corporativa y aplicaciones a las que se accede. Las empresas deben ser muy conscientes de este cambio cultural y actuar en consecuencia, nos comenta Santiago Campuzano, Country Manager de Citrix Iberia. “El cambio no es una decisión”.

Y precisamente abrazar tecnología que permita de forma segura, eficiente y simple acceder a un puesto de trabajo desde cualquier punto es la recomendación y apuesta de la organización de la que forma parte.

La compañía estadounidense con presencia en España ofrece soluciones integradas que entregan de forma segura aplicaciones, escritorios, archivos y servicios a cualquier usuario, dispositivo y a través de cualquier red. Entre sus clientes hay numerosas empresas del Ibex 35 y del Top 100 español. Todos ellos tienen en común un objetivo, comenta Campuzano: cambiar la forma de trabajar sin sacrificar la experiencia de usuario.

En el caso del sector público, para el que la compañía también tiene soluciones, también ha ocurrido un cambio cultural, aunque con otro matiz. El criterio fundamental es la sostenibilidad. “Ya no se trata de invertir para mantener lo que ha hay sino de invertir para aumentar la productividad”, comenta.

Claro que Citrix no es la única que ofrece soluciones de virtualización de entornos de trabajo. En respuesta a cuál es su ventaja competitiva frente a un fuerte competidor como VMware, Campuzano no vacila.

Tenemos 25 años de experiencia y capacidad de previsión del mercado, como ocurrió con la adquisición de XenMobile”, nos responde. Además, explica, uno de los principales socios estratégicos de Citrix es Microsoft. Los de Redmond son líderes en estándares de aplicaciones y en software del puesto de trabajo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor