¿Hay crisis en el sector TIC?

Empresas

Mientras EEUU se ajusta el cinturón, las multinacionales gozan de crecimientos de doble dígito en el Q1, aunque la recesión podría alcanzarlas a corto plazo.

La economía estadounidense se encuentra en medio de una desaceleración económica general motivada por la crisis de las hipotecas de alto riesgo.
En este panorama, el mercado tecnológico estadounidense de bienes y servicios sufrirá un retroceso durante el presente ejercicio, creciendo un 3 por ciento frente al incremento del 6 por ciento registrado en 2007, según diversos analistas.
Para todo el hipersector estadounidense de Nuevas Tecnologías (más amplio que el segmento TIC) la previsión de crecimiento de Forrester es del 6 por ciento, frente al 12 por ciento de 2007. Aunque se trata de una recesión en toda regla, estos incrementos no implican crecer por debajo de cero. El panorama es si cabe más alentador, pues se prevé que en 2009 las TIC estadounidenses aumenten bastante por encima de ese porcentaje.

 
Capital riesgo e inversión

Uno de los indicadores más significativos de esta crisis es la evolución del segmento de inversión o capital riesgo en el sector. Y es que durante los primeros tres meses del año estas inversiones en Estados Unidos cayeron un 8,5 por ciento frente al mismo período de 2007.
Así lo indican los informes de PriceWaterhouseCoopers y National Venture Capital Association. En enero, febrero y marzo de 2008 se produjeron 922 acuerdos de inversión de capital riesgo valorados en 7.100 millones de dólares, frente a los 7.500 millones registrados en el primer trimestre del ejercicio previo.
Internet, la biotecnología y el segmento del software han sido los apartados que han recibido mayor inversión de las firmas de capital riesgo del país. Pero el descenso del capital riesgo se ha notado también en una reducción de las ofertas de adquisición y salida a Bolsa.


En este sentido, durante el primer trimestre de 2008 hubo tan sólo cinco grandes IPO (Initial Public Offering) en Estados Unidos, lo que significa que menos empresas han salido a Bolsa para poder autofinanciarse.
Igualmente, se ha ralentizado la actividad de adquisiciones en el segmento TIC. Según los datos de la consultora The 451 Group, el volumen de participaciones entre firmas del sector ascendió a 778 acuerdos, por un montante de 92.000 millones de dólares.
En el mismo período de 2007 se contabilizaron 1.059 transacciones valoradas en 100.000 millones de dólares. Aunque la diferencia no es muy notable, en los acuerdos de 2008 se incluye la propuesta frustrada de compra Microsoft-Yahoo, valorada en 44.600 millones de dólares (la mitad de todo el volumen contabilizado en el Q1).

De primera y de segunda

Estos signos de ralentización en Estados Unidos se confirman también con las previsiones de crecimiento económico del país. Según la Reserva Federal, el PIB del país aumentará tan solo un 1,9 por ciento en 2008, sin olvidar los altos índices de inflación.
Sin embargo, las principales multinacionales TI estadounidenses han comunicado incrementos por encima del 10 por ciento en su primer trimestre fiscal (ver cuadro I).
Aunque muchas de estas compañías han rebajado sus previsiones para el segundo y tercer trimestre del año, la mayoría sigue esperando crecimientos de doble dígito al finalizar el ejercicio.
 

Compañía

Facturación Q1 2008

Facturación Q1 2007

Crecimiento (%)

IBM

24.500

21.800

13

Apple

9.600

7.100

35 (ver nota 2)

Intel

9.700

8.950

9

HP

25.800

25.100

2,8

Cisco

9.800

8.885

10,4

EMC

2.980

2.550

16,8

Microsoft

14.450

14.305

1

SAP

2.460

2.162

14

Google

5.190

3.660

41,8

AMD

1.830

1.500

22

Nota 1: cifras en millones de dólares y a escala mundial.
Nota 2: Los resultados de Apple del Q1 2008 se cerraron el 30 de diciembre de 2007.



Según los analistas, esto se debe a dos factores fundamentales: se han ajustado el cinturón y se trata de multinacionales que, a pesar de reducir sus ingresos en Estados Unidos, mantienen un buen comportamiento en Europa y el resto de economías internacionales.

Podemos afirmar que en los próximos meses habrá una bifurcación en el segmento TIC.
Por una parte, las grandes tecnológicas aguantarán el chaparrón sin mayor problema, mientras segundos y terceros jugadores lo tendrán más difícil. La economía europea suele ‘contagiarse’ de la estadounidense con un lapso temporal de diez meses o más. Así, aunque la Unión Europea ya ha previsto una desaceleración generalizada para 2008, ésta podría endurecerse en 2009.
Situación en Europa y España
La Unión Europea espera un crecimiento en la euro zona del 1,6 por ciento para 2008 -frente al 2,7 por ciento de 2007-, y parece que las empresas más afectadas serán las del entorno financiero, según consultoras como Goldman Sachs o Morgan Stanley.
Pero en el caso concreto de las firmas TIC, dado que las mayores tecnológicas dependen de capital estadounidense, para 2009 podrían haber superado ya los últimos coletazos de la crisis, a pesar del retroceso en la economía de la euro-zona.
Mientras, en España las expectativas de crecimiento económico general se han ido revisando a la baja hasta el 2,7 por ciento estimado por la Comisión Europea para 2008, un porcentaje que sigue siendo superior a la media de la UE.
Además, según las previsiones de EITO (ver noticia), el mercado TIC español debería registrar en 2008 un aumento del 4,6 por ciento, superando ampliamente la media europea establecida en el 3 por ciento.
Por su parte, el mismísimo ex-presidente de la Reserva Federal estadounidense, Alan Greenspan, comentaba hace unos días que lo peor de la crisis de crédito en su país ya ha pasado, mientras la Bolsa sigue resistiéndose a la baja.
Como conclusión, cabe señalar que el sector TIC no se ha visto -por el momento-, tan perjudicado por la crisis como el financiero o el hipotecario, aunque los resultados del segun
do y tercer trimestre puedan caer algunos puntos.

Y si la crisis en Estados Unidos parece más contenida que en pasadas situaciones como la de 2001, es probable que a finales de año las firmas de la lista Fortune 500 retornen a la actividad a la que nos tienen acostumbrados, con su consiguiente reflejo en Europa. Bienvenido de nuevo, Mr. Marshall.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor