¿Cuándo es de mala educación hablarle al móvil? [Veredicto: Siri lo cambiará todo]

ComponentesWorkspace
0 0 6 comentarios

El asistente inteligente Siri que incorpora el iPhone4S cambiará la forma de emplear el móvil de una manera más profunda de lo que lo hizo la pantalla táctil. Ahora podremos hablarle al móvil de forma natural y este nos responderá de igual modo. Será como pedirle a otra persona que haga una tarea por nosotros

El asistente inteligente Siri que incorpora el iPhone4S cambiará la forma de emplear el móvil de una manera más profunda de lo que lo hizo la pantalla táctil.

Ahora podremos hablarle al móvil de forma natural y este nos responderá de igual modo. Será como pedirle a otra persona que haga una tarea por nosotros o nos facilite una información (“¿hay un restaurante chino cerca de aquí?”, “¿a qué hora proyectan la última película de Scarlett Johanson?”).

Pero dado que la costumbre de relacionarnos en sociedad ha impuesto una serie de reglas que solemos cumplir en determinados eventos relacionadas con el uso de móviles y demás aparataje electrónico, hay momentos en que la discreta pulsación de unas teclas o unos toqueteos sobre la pantalla del smartphone no quedan fuera de lugar… pero será inadmisible ponernos a hablarle a Siri. Hoy te damos algunos consejos para que vayas haciéndote a la idea del futuro uso que harás de tu móvil para no quedar como un gañán. Y aún hay más.

Olvídate de ponerte a charlar con el móvil en el tren, el avión, el autobús y demás medios de transporte público.

En una reunión de trabajo sólo será aceptable formular órdenes a Siri (“envía por email al departamento de costes el informe 45”, “avísame el lunes 16 de la reunión con los contratistas”) si eres la persona que está al frente de la reunión. Si eres el jefe bien, si eres un currito mal. Esto comporta además un elemento adicional importante. Socavaría tu autoridad que te lanzases a ladrarle órdenes al móvil y que por falta de entrenamiento del sistema de reconocimiento vocal, ruido ambiente, garganta irritada, etc. tus peticiones se malinterpretasen o se reconociesen erroneamente por Siri, quedando ridiculizado ante tus subordinados (“no le hace caso ni el móvil”).

No estaría bien visto realizar consultas a Siri mientras practicas el sexo. A esto se viene sin dudas y si tienes que mirar ilustraciones de posturitas… mal vamos. Claro, que si tu pareja está de acuerdo podríais ser pioneros en tríos intertecnológicos.

Tendrás que ser precavido cuando le formules preguntas a Siri mientras caminas por la calle. Puede parecer que estás hablando solo por lo que casi será conveniente que simules estar manteniendo una conversación telefónica con un interlocutor al que le estás preguntando cómo llegar al museo. Si estás pidiéndole que te recuerde una cita o que tienes que llevar el coche a la ITV modula tu inflexión de voz y que no parezcas un déspota ordenando a tu esclavo sino más bien un amable jefe solicitando educadamente a su asistente la realización de estas taras.

En el cine ni te lo plantees. Menos aún que en mitad del acto sexual. En este caso al menos sólo molestarías a una persona pero en la sala de exhibición puede haber un par de centenares. Ni siquiera para preguntarle a Siri “¿qué otras pelis ha hecho este actor”?. Al cine se va a disfrutar de las pelis y a dejar que lo hagan los demás. Ver , oir y callar.

El restaurante tampoco es un buen sitio para hablarle al móvil. Ni siquiera si en la carta aparece como ingrediente de un plato “kokotxas” y no sabes lo que es (la parte inferior de la barbilla de la merluza). Como mucho podría ser aceptable que te excusases mientras abandonas momentáneamente la mesa rumbo al aseo.

Porque un sitio en el que sí puedes hablar libremente con Siri es en el aseo. De hecho puedes hacerlo incluso mientras estás sacando la leña del cobertizo, si sabes a lo que me refiero. En ese momento incluso podrías preguntarle por una receta de cocina o un buen restaurante. Para Siri esos momentos de expulsión de excrecencias no resultan incómodos. Eso sí, comprueba antes, si estás en unos aseos públicos, que no hay nadie cerca que te pueda oir y pensar que estás conversando con el señor Mojón.

Otro lugar especialmente recomendado para usar Siri (pero con precaución) es el interior del automóvil. Te has perdido y necesitas conocer una dirección y nada como poder hacerlo sin apartar las manos del volante y los ojos de la carretera.

En resumen, utilizar un asistente digital como Siri te facilitará la vida pero no por ello puedes dejar de tener en cuenta a quienes te rodean. Hablar con Siri es excluir a quienes están junto a ti de la conversación y hay que hacerlo en las ocasiones oportunas. Ten en cuenta que siempre puedes recurrir a la pantalla táctil. ?[Imagen original del Metro de NYC: Mercurialn / Fotomontaje: Jesús Díaz para Gizmodo]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor