La cultura hacker, un mundo de película

CiberguerraGestión de la seguridadSeguridad
0 0 No hay comentarios

Norton ha producido un documental sobre la ciberdelincuencia para remarcar la importancia de proteger la información. Este mundo también se ha visto reflejado en el cine anteriormente.

Los ciberataques no paran de crecer año tras año, volviéndose cada vez más peligrosos en un mundo permanentemente conectado, ya que todos contamos con varios dispositivos en los que almacenamos datos y archivos privados y a través de los que accedemos información sensible.

Los crackers –criminal hackers- o hackers malos saben que esta hiperconectividad supone un auténtico filón, ya que la mayoría de los usuarios están muy desprotegidos. “El cibercrimen es un negocio lucrativo y desgraciadamente afecta a millones de personas de todo el mundo cada año”, afirma Roberto Testa, Norton Manager en Iberia. Así, especifica que se aprecia “un incremento de cibercriminales que utilizan métodos de ataque más agresivos como el ransomware, que creció un 113% el último año”.

Ante esta situación, Norton se ha propuesto que la ciberdelincuencia tenga mayor visibilidad mediante una original propuesta: la realización de un documental sobre la cultura hacker. “Nuestro objetivo es suscitar la discusión sobre el floreciente negocio del cibercrimen y subrayar la importancia de la protección de la información personal en el mundo interconectado en el que vivimos”, anota Testa.

El documental ‘En busca de la ciudad más peligrosa de internet’, conducido por el director de cine independiente Sean Dunne, ofrece una visión de la cultura y filosofía hacker y repasa los factores socioeconómicos que fomentan la economía de información sumergida.

Comn este trabajo, Norton pretender mostrar casos reales, que sirvan para poner cara al problema del cibercrimen y presentar los aspectos humanos que hay detrás. Está ambientado en la Rumanía poscomunista, en la ciudad de Râmnicu Vâlcea, que es conocida como ‘Hackerville’, donde residen un importante número de crackers de alta sofisticación. Así, el documental ahonda en las motivaciones que llevan la aparición y mantenimiento del cibercrimen.

A largo de esta producción se ofrecen entrevistas con hackers y estafadores condenados que pusieron en peligro cuentas personales y gubernamentales de la NASA, la Agencia Espacial Europea, George Bush, Hillary Clinton o la Marina Real británica. En ellas, revelan sus métodos, motivaciones y las razones por las que escogieron dedicarse al cibercrimen.

Pero no es el único acercamiento que hemos visto a este mundo, ya que el cine también se ha interesado anteriormente. Aunque hay varias películas que giran en torno a la ciberdelincuencia, ninguna se acerca realmente a la cultura y filosofía del hacker. Repasamos algunas de las más conocidas.

La auténtica pionera fue ‘Juegos de guerra’, en la que un adolescente se salta los sistemas de seguridad del Departamente de Defensa de Estados Unidos, llegando casi a provocar una guerra nuclear con la URSS. Otra de las primeras fue ‘Sneakers’, que refleja las acciones de un grupo de expertos en sistemas de seguridad obligados por una supuesta agencia secreta a robar un dispositivo capaz de descifrar todos los sistemas de encriptación. ‘Hackers’ está también entre los largometrajes que abrieron el camino, contando la historia de Zero Cool, un adolescente que logra hackear los sistema de Wall Street y que se ve envuelto en una estafa empresarial.

Otro ejemplo es ‘La Jungla 4.0’, en la que un grupo de ciberterroristas ataca la infraestructura de ordenadores que controla las comunicaciones, generación y suministro de energía y redes de transporte de Estados Unidos. Y en ‘Operación Swordfish’ se narra la historia de un experto informático recién salido de prisión que tiene que trabajar para un terrorista con el fin de decodificar un código de seguridad de una cuenta secreta.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor