De 20 a 100 petaflops: Cray XC30 deja en evidencia a Titan

CloudDatacenterServidores

Con nombre en código “Cascade”, la nueva creación de Cray consigue multiplicar por cinco los números del remozado superordenador del Laboratorio Nacional Oak Ridge.

Si hace tan sólo unas semanas, y tras tres años de duro trabajo, el Laboratorio Nacional Oak Ridge dependiente del Departamento de Energía de los Estados Unidos estrenaba el potente superordenador Titan capaz de acelerar sus tareas de cómputo por encima de los 20 petaflops, ahora su fabricante ha conseguido lo más difícil todavía.

Cray ha presentado su supercomputadora XC30, con nombre en código “Cascade”, que es capaz de multiplicar ese hito por cinco y llegar hasta la increíble cifra de 100 petaflops.

En su interior cuenta con procesadores Intel Xeon ES-2600 muy similares a los que usa Titan. Estos pueden ser combinados con chips gráficos Nvidia Tesla o, en el futuro, con las GPUs Xeon Phi que el fabricante de Santa Clara espera servirán para desembarazar al mercado de alta computación del actual dominio absoluto de Nvidia.

Por su parte, los interconectores empleados son los nuevos “Aries” que la propia Cray ha desarrollado y sobre los que todavía posee derechos exclusivos de uso, a pesar de haber sido absorbidos por la cartera de productos de Intel. Y los procesos paralelos son conectados por una topología denominada “Dragonfly”, que permite que las aplicaciones se ejecuten de manera flexible sin limitarse a procesadores locales particulares.

Además de su potencia, Cray XC30 debería ser relativamente más verde gracias a un novedoso sistema de refrigeración que utiliza el flujo de aire transversal y aprovecha la presencia de procesadores de bajo consumo.

Los primeros seis XC30 construidos se destinarán al Centro de Supercomputación Nacional de Suiza (CSCS) en Lugano; al Centro Pawsey de Perth en Australia; al Centro filandés para la Ciencia (CSC); al Centro Nacional de Computación Científica para Investigación en Energía de los Estados Unidos (NERSC), ubicado en Berkeley; al Centro Académico de Informática y Estudios de Medios de (ACCMS) en la japonesa Universidad de Kyoto; y al Centro de Computación de Alto Rendimiento de la Universidad de Stuttgart (HLRS), Alemania.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor