El decreto anti ‘bill shocks’ en roaming, ya en vigor en Europa

EmpresasOperadoresRedes

Las operadoras deben limitar el posible gasto que sus clientes pueden efectuar en servicios de internet en movilidad.

Europa ha puesto freno a los sustos que pueden sufrir sus ciudadanos en sus facturas por servicios de navegación en roaming. El nombre de la situación en inglés es mucho más gráfico: bill shocks.
Hoy entra en vigor la norma que obliga a limitar el gasto que los ciudadanos pueden realizar en itinerancia por conexiones a la red. “La protección contra los bill shocks en roaming de datos es un paso útil para construir un clima de confianza entre los usuarios de uso de las redes móviles para navegar en internet cuando viajan por Europa”, asegura la recién nombrada comisaria de Agenda Digital, Neelie Kroes. “Esta confianza”, prosigue, “es esencial si la gente y las empresas quieren usar internet en todo su potencial”.
Por defecto, los europeos tendrán un límite de consumo en roaming que se establecerá en los 50 euros al mes y serán avisados cuando alcancen el 80% de esta cantidad. A partir de julio, cada consumidor podrá escoger la cantidad exacta en la que quiere que la operadora bloquee su acceso al servicio.
Los precios en roaming es, desde siempre, una de las principales quejas de las asociaciones de usuarios, aunque desde las operadoras recuerdan que ellos deben hacer frente a bastantes gastos de carrier.
Fotografía (c) Parlamento Europeo

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor