Dell apuesta por Nehalem para su nueva generación de servidores

AlmacenamientoDatos y Almacenamiento

“Estamos muy contentos con Nehalem”, reconce la firma; que apuesta por una mayor eficiencia energética y un menor espacio físico para su nuevo diseño.

Los nuevos centros de datos de Dell serán más eficientes, tanto en ejecución energética como en espacio, tal y como apuntaba en Londres uno de sus máximos responsables durante la presentación de la nueva gama de productos de la compañía.
Para ayudar a conseguir este fin, la compañía ha confiado en la nueva apuesta de Intel en el mercado de los chips, los ayer lanzados Xeon 5500.
“Estamos muy contentos con Nehalem”, apuntaba el vicepresidente de soluciones de software de Dell, Rick Becker. “El lunes será un día divertido”, reconocía entonces, cuando se presentase el nuevo chip de Intel, Nehalem, y ellos pudiesen desvelar más datos sobre los frutos de su colaboración.
“El producto (final) es fenomenal”, puntualizaba el director de empresa digital de Intel para EMEA, Richard Curran. 
La onceava generación de servidores de Dell “reduce la complejidad” habitual de estos productos y redunda en una mejor experiencia para el usuario, como defendían ante la prensa especializada enviada a la capital británica los portavoces de la firma.
El espacio ocupado en suelo disminuye en un 70%, lo que reduce las necesidades de espacio, y el consumo por vatio también retrocede en un 48, una mayor eficiencia energética en unos tiempos muy preocupados por el consumo.
El diseño es, igualmente, más eificiente, ya que Dell ha pensando en el aprovechamiento energético al trazar el modelo. “Nehalem soluciona muchos de los problemas de energía”, reconocía entonces Becker.
Y es que la nueva apuesta de Intel, como se desvelaba ayer en la presentación del lanzamiento, ha incorporado un sistema automático de ajuste del funcionamiento para conseguir el mayor ahorro en gasto energético.
“La eficiencia es real”, confirma Richard Curran.
Años luz
Nehalem, en conclusión y para Dell, es un producto más que bueno, una clave para ayudar a la compañía a ponerse “a años luz” de la competencia, como confiaban en la capital británica.
“Ponemos nuevas tecnologías en los procesadores más inteligentes que nunca habéis visto”, apuntaba por su parte Curran.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor