Dell insiste en que los problemas de su compañía son pasajeros

Empresas

En Hong Kong, Michael Dell se mostró relajado y tranquilo, como si la pesadilla que ha vivido esta semana su compañía no fuera con él.

“En una situación como la actual, una compañía puede reaccionar de muchas maneras: puede correr y esconderse, esperar a los representantes de la ley o asegurar que no es un problema”, dijo Dell ante una sala llena de representantes de las cámaras de comercio locales. “Nosotros estamos actuando con precaución. A pesar de la histeria, estamos tratando de cumplir con nuestros clientes y estoy seguro de que ellos lo apreciarán.”

Dell llegó a Hong Kong días después de que la compañía anunciase la retirada masiva de baterías defectuosas, una operación histórica en el mercado electrónico estadounidense. Las ganancias han caído y la compañía se ve atosigada por problemas de contabilidad, deserción de ejecutivos y la sensación de que los productos de Dell se han quedado un poco anticuados.

Además, HP, su principal rival, ha superado las expectativas de los analistas en el informe de resultados hecho público este miércoles, y parece que pronto podría desbancar a IBM como número uno en la lista de empresas tecnológicas.

“La gente tiende a fijarse demasiado en lo que pasa en las últimas veinticuatro horas”, dijo Dell, “pero a mí me gusta mirar a lo que ha pasado en los últimos veinticuatro años”.

Dell anunció el jueves que sus beneficios en el segundo trimestre cayeron un 51 por ciento, aunque sus ingresos aumentaron un 5 por ciento. La compañía reveló también que empezaría a utilizar procesadores de AMD en algunos de sus ordenadores.

Más información.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor