Dell reduce costes e invita a vacaciones no pagadas

Empresas

La compañía congela los contratos para hacer frente a la dura situación económica en la que se encuentra sumida.

Dell está haciendo todo lo posible por salir de la crisis tomando medidas drásticas.
La firma está agudizando las medidas para recortar gastos y sus últimas iniciativas han sido imponer una congelación de contratos y ofrecer a los empleados tomarse de uno a cinco días de vacaciones no pagadas en los próximos tres meses.
El fabricante de ordenadores no sabe cómo hacer frente a los costes y su próximo objetivo es reducirlos al máximo en vistas al comienzo del próximo trimestre, que terminará a finales de enero de 2009, según afirmaciones del portavoz de la empresa Jess Blackburn a Reuters.
Michael Dell afirmó que con los esfuerzos de la compañía quiere alcanzar los 3.000 millones de dólares en ahorro anual para los próximos tres años.
Desde que el mes pasado, realizara una reestructuración de plantilla que se saldó con el despido de 8.900 personas, la compañía está intentando reorientar su actividad hacia nuevos horizontes, como los mercados emergentes, como por ejemplo, India, o tomando nuevos caminos hacia el futuro de la industria tecnológica, como el cloud computing.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor