Demócratas y republicanos acuerdan dar inmunidad a las operadoras que colaboren con la vigilancia ciudadana

Seguridad

Después de más de un año de tiras y aflojas en el Congreso sobre la vigilancia ciudadana, los dos partidos de Estados Unidos han acordado apoyar una ley que abunda aún más en el derecho del Estado a intervenir las llamadas y las comunicaciones de los ciudadanos.

La nueva normativa podría ser la más draconiana de los últimos 30 años en Estados Unidos. Gracias a ella, se podrá espiar a las personas y ofrecer inmunidad legal retroactiva a las operadoras que ayuden al gobierno a hacer un seguimiento de las llamadas de los sospechosos.

Si las operadoras muestran a un tribunal federal que tienen una “evidencia sustancial”, recibirán una petición escrita por el Fiscal General o el responsable del servicio de inteligencia diciendo que el presidente de Estados Unidos da su conformidad para espiar a ese sospechoso. Los demócratas han decidido finalmente acceder a este aspecto de la ley a pesar de que muchos miembros del partido no estaban de acuerdo.

La Fundación de Fronteras Electrónicas (EFF) ha acusado a los demócratas de dejarse vencer por la presión de la industria de las telecomunicaciones y por la Casa Blanca.

El abogado de la EFF, Kevin Bankston, cree que el “compromiso” sobre inmunidad coincide con el proyecto de inmunidad presentado por el Senado en febrero y que fue rechazado en el Parlamento el pasado mes de marzo. En otras palabras, que los demócratas no están ofreciendo ninguna alternativa al plan de vigilancia ciudadana defendida por los republicanos.

La EFF representa a un grupo de ciudadanos que demandaron a AT&T por entregar sus datos de forma ilegal a la Agencia Nacional de Seguridad.

vINQulos
TPM Muckraker

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor