Detienen a un adolescente sospechoso de dirigir una red de ciberdelitos

Cloud

Un joven neozelandés de 18 años fue detenido por el FBI, sospechoso de la dirección de una red de crimen cibernético internacional que supuestamente se habría infiltrado en 1,3 millones de ordenadores y robados 24 millones de dólares de las cuentas bancarias de sus víctimas.

El joven apodado “AKILL” no ha sido acusado todavía formalmente y según un diario neozelandés estaría cooperando con la policía y el FBI para explicarles cómo funciona la red. Se enfrentaría a 10 años de cárcel.

El arresto forma parte de una operación internacional contra delincuentes que utilizan ataques con “botnets”, programas que se infiltran en computadoras remotas en busca de datos.

Infectados con estas herramientas los internautas sin saberlo, permiten el acceso no autorizado y el uso de sus terminales como medio para cometer otros delitos, como suplantación de identidad, spam, ataques a páginas web y programas de espionaje.

vINQulos
nzherald

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor