El beneficio neto de Deutsche Telekom cae hasta los 608 millones

Empresas

El gigante alemán mantiene sus previsiones para el conjunto del año, pese a
haber cerrado un segundo trimestre en claro descenso, con una pérdida del 67 por
ciento de su beneficio neto.

Deutsche
Telekom
ha comunicado hoy sus resultados para el segundo trimestre del año
que, si bien son bastante negativos, especialmente debido a la pérdida de
clientes en Alemania, no han evitado que el grupo confirme sus objetivos para el
año fiscal.

En conjunto, el beneficio neto del grupo cayó un 67 por ciento, hasta los 608
millones de euros, mientras que los ingresos netos del grupo crecieron un 3,5
por ciento en relación a los primeros seis meses del año anterior, cuando se
lograron 31.000 millones de euros.

Por lo que respecta al EBITDA, se redujo un 2,1 por ciento en la primera
mitad del año, hasta los 9.600 millones de euros, si bien en el segundo
trimestre se registró un leve incremento del 1,8 por ciento en esta cifra, que
contrasta con la caída del 5,8 por ciento registrada en los primeros tres meses
del año. Por su parte, la cifra de negocios ascendió a los 15.570 millones de
euros, un alza del 2,9 por ciento.

“El mensaje clave que queremos comunicar para la primera mitad de 2007 es que
estamos en el buen camino para conseguir nuestros objetivos financieros para el
2007”, ha señalado René Obermann, presidente del Consejo de Administración de la
compañía, en un comunicado.

En el mercado internacional, la actuación del grupo fue mejor que en el
doméstico, ya que en el primero los ingresos del grupo crecieron un 14,6 por
ciento en la primera mitad del año, hasta los 15.600 millones de euros, con lo
que más de la mitad de los ingresos del operador se obtuvieron fuera de
Alemania. Esto se debió a un leve incremento del número de clientes de la
división de telefonía móvil internacional, que se sitúan al borde de los 2,4
millones, división en la que se obtuvo además un crecimiento del 15,1 por ciento
en relación a las cifras del año anterior.

Por el contrario, debida a la intensa competencia del mercado germano, los
ingresos cayeron un 5,7 por ciento en la primera mitad del año en el país, hasta
los 15.400 millones de euros. El mayor descenso se registró en el área de red
fija y banda ancha, donde los ingresos cayeron un 7,5 por ciento. Bastante más
que la división móvil, en la que la caída se limitó al 2,6 por ciento.
Finalmente, el EBITDA de Alemania se redujo un 15,9 por ciento en los primeros
seis meses del año, hasta los 5.200 millones de euros.

En cualquier caso, las políticas de ahorro de costes aplicadas hacen que,
para el conjunto del año fiscal, Deutsche Telekom se presente optimista y espere
un crecimiento moderado de los ingresos netos, así como un EBITDA ajustado de
aproximadamente 19.000 millones de euros.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor