Dilma Rousseff quiere inundar Brasil de banda ancha y tablets a buen precio

Empresas

“Dilma dijo: llama a los productores nacionales de ordenadores y negocia con ellos para ofrecer tablets a precios más populares”, ha señalado su ministro de Comunicaciones.

Es una de las promesas de Dilma Rousseff, la candidata del partido de Lula da Silva que ganó las recientes elecciones en Brasil. En sus promesas hechas durante la carrera a la presidencia prometió la inclusión digital de toda la población brasileña y llegada a la presidencia ha tomado los primeros pasos para cumplirlo.

Su ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo, no sólo cuenta ahora con el apoyo de una Secretaría de Inclusao Digital sino que además se ha lanzado a una carrera para bajar los precios de las conexiones a internet de banda ancha. Así, el Gobierno brasileño intentará reducir los impuestos que gravan la conexión a internet ADSL, para poder bajar los precios, y negociará con la industria teleco para lanzar ofertas de conexión competitivas.

“Necesitamos reducir el precio para hacer accesible al gran conjunto de la población (el acceso a internet)”, explicaba el ministro durante su toma de posesión en el cargo. “Vamos a recibir dos grandes eventos, la Copa del Mundo y las Olimpiadas, y para eso queremos y necesitamos inundar el país de redes de comunicación”.

Pero no sólo el Gobierno brasileño incentivará las conexiones a internet a buen precio: también quiere bajar los precios de los tablets. Rousseff quiere que los precios de los tablets bajen hasta los 400 a 500 reales (unos 180 a 220 euros) frente a los 1.649 reales que cuesta de mínimo un iPad (748 euros). “Dilma dijo: llama a los productores nacionales de ordenadores y negocia con ellos para ofrecer tablets a precios más populares”, ha confesado Bernardo.

Entre las promesas de Dilma Rousseff está también la de convertir a Brasil en una potencia “científica y tecnológica”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor