Directivos de Google condenados en Italia

Cloud
0 0 3 comentarios

Un juzgado italiano ha condenado a tres directivos de Google a seis meses de prisión por difamación y violación de la intimidad al considerarlos responsables de mantener colgado un video donde unos compañeros de colegio maltrataban a un chaval autista. La sentencia contradice una normativa europea aunque sienta un peligroso precedente sobre la responsabilidad de los “intermediarios” en este tipo de asuntos.

Aunque la sentencia no es firme y ha sido recurrida, Google considera que esta decisión judicial es un grave menoscabo para la libertad en Internet. No es para menos, si Google u otros, tienen que ser responsables de controlar absolutamente todo el contenido expuesto en Internet, “la Web tal y como la conocemos dejaría de existir”, indican.

Además, la sentencia contradice la Directiva 2000/31/CE sobre comercio electrónico, que limita la responsabilidad de los prestadores de servicios por actividades intermedias, tales como el almacenamiento de información en este caso de video en YouTube. Google cumplió con la misma, retiró el video un día después de conocer su contenido ilícito (aunque estuvo dos meses on-line) y colaboró en la identificación y detención de la responsable de subirlo a Internet.

Ars technica considera el veredicto como “un peligroso precedente”. Y estamos de acuerdo. Si empresas como Google, son responsables legales, de todas y cada una de las barbaridades (o delitos) cometidos por los energúmenos que sintiéndose protegidos en la maraña de la Red de redes (craso error) cometen, podemos cerrar el chiringuito y enterrar a Internet.

Por supuesto es obligado eliminar el contenido ilícito en cuanto se tiene conocimiento del mismo pero no es posible, ni técnica ni económicamente, monitorizar previamente cada fotografía, video, archivo o simplemente un comentario en un foro de los incontables millones de bits que circulan por la Red. Sólo en el portal de videos YouTube se suben 20 horas de video por minuto…. Obviamente, el tribunal sentenciador italiano sabrá mucho de leyes pero no tiene ni idea de cómo funciona Internet.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor