Dos especulaciones y una certeza sobre la partida de Sinofsky

Empresas

Tras el anuncio ayer, las especulaciones sobre los motivos tras el abandono del ejecutivo no han cesado.

La salida de Microsoft de Steven Sinofsky, máximo responsable de la división de Windows sorprendió a la industria tecnológica. A pesar de haberse anunciado ayer, la noticia responde para muchos a una decisión tomada hace tiempo.

No es casualidad que Sinofsky haya abandonado Redmond “con carácter inmediato” poco después del lanzamiento de Windows 8, Windows Phone 8 y Surface. Es una práctica habitual, como señala Ars Technica, la de tomar decisiones así tras cerrar el ciclo de un nuevo producto.

Jim Allchin, por ejemplo, presidente de Productos y Servicios de Microsoft abandonó la compañía en 2006, después del lanzamiento de Windows Vista. Brad Silverberg igual, anunciaba su partida poco después de terminar el desarrollo de Windows 95.

Extraña sin embargo el carácter inmediato de la salida de Sinofsky. Ya no es el responsable de Windows y además ya tiene sustituta, Julie Larson-Green. Esta inmediatez sugiere a muchos que ha habido un problema reciente, motivo de la salida. La supuesta improvisación es evidente si se atiende a la caída de las acciones de Microsoft en los mercados inmediatamente después del anuncio. Es un efecto que difícilmente desearían en Redmond.

Primera posible razón: Ballmer

Business Insider apunta a un enfrentamiento con Ballmer como posible motivo. Sinofsky, candidato a dirigir Microsoft, habría querido ser designado CEO poco después de lanzarse Windows 8.

Así lo asegura una fuente anónima que cita el medio estadounidense.

Ballmer, por su parte, no estaría dispuesto a abandonar su cargo. Ya ha mencionado alguna vez su intención de mantenerse en el puesto hasta 2017 o 2018.

Segunda posible razón: presidentes de otras divisiones

Windows 8 no es sólo un sistema operativo, es todo un ecosistema que integra como tal múltiples áreas de negocio de Microsoft. Esto, a efectos prácticos y corporativos significa una cosa: la división de Windows debe colaborar con la división de búsquedas o la división de Xbox, entre otros.

Y a Sinofsky, comentan fuentes de la compañía a Ars Technica, no le gustaba nada esta idea.

La única certeza: el difícil carácter de Sinofsky

The New York Times habla de la “naturaleza abrasiva” del ex ejecutivo de Microsoft. La difícil personalidad de Sinofsky es la razón más citada por las incesantes especulaciones que circulan por la red.

Los propios empleados de Microsoft que han trabajado con él así lo admitieron en una información que recogía Business Insider a principios de año. Alguno de ellos llegó a calificar al ejecutivo de “cáncer”.

La teoría es avalada por los enfrentamientos con la prensa que habría protagonizado el ejecutivo.

Sea como fuere, y a no ser que un alto ejecutivo de Microsoft -incluidos Ballmer y Sinofsky- hable, nunca se conocerán los motivos reales tras el abandono.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor