La eAdministración avanza “progresivamente”

Empresas

Un estudio realizado para la C.E. por Capgemini revela que España, novena en el ranking europeo de servicios públicos en Internet, “está adaptándose a las nuevas tecnologías”.

El recientemente publicado Estudio sobre Servicios Públicos Online, incluido en el Plan i2010 de la Comisión Europea, analiza desde 2001 más de 5.000 oficinas públicas en 31 países, incluyendo los 27 estados miembros de la UE más Islandia, Noruega, Suiza y Turquía (los EU 27+4). El trabajo ha evaluado la disponibilidad de servicios en internet y la calidad de los mismos, tanto en los servicios dirigidos a las empresas como a los ciudadanos.
A pesar de lo que pueda parecer, España se encuentra en una de las mejores posiciones del ranking (en el puesto 9 de 31), superando ampliamente a países como Finlandia, Bélgica, Dinamarca u Holanda. Jesús Garrán, vicepresidente de Capgemini (empresa de consultoría encargada del estudio), evalúa positivamente estos resultados: “España ha realizado un gran esfuerzo en el último año en hacer los ‘deberes’. Ha mejorado por encima de la media, y lo más importante es que en el área de medición de disponibilidad de servicios online ha mejorado 15 puntos con respecto al año pasado”.
De hecho, la disponibilidad de estos servicios en España, tal y como informó Vnunet.es es del 70 por ciento frente al 58 por ciento de media del resto de países. El grado de sofisticación o desarrollo de los mismos se sitúa también muy por encima de la media europea, con un porcentaje del 84 por ciento frente al 76 por ciento del resto de países.
Por su parte, Domingo Laborda, Responsable del Observatorio de Red.es, afirma que “la preferencia de contacto de los ciudadanos con la Administración Pública a través de Internet, la denominada eAdministración, aumenta progresivamente”, y que, “aunque el preferido sigue siendo el contacto presencial, Internet va aumentando paso a paso”.

Según el estudio, España destaca en cuanto a la personalización de algunas páginas web con un alto nivel de sofisticación y la accesibilidad de las mismas, que se ubica en un 62 por ciento por encima del 57 por ciento de la media europea. Una muestra positiva es el portal nacional www.060.es, que proporciona acceso a 18 de los 20 servicios básicos, además de un contenido gráfico y varias opciones personalizadas. Otro ejemplo es el avance en las solicitudes de permisos de construcción en Cataluña. El ayuntamiento de Lleida ha alcanzado un nivel totalmente transaccional permitiendo a los ciudadanos solicitar permisos de construcción mediante trámites totalmente electrónicos.
No obstante, los resultados muestran que, a pesar de los avances registrados, existen grandes oportunidades de mejora, sobre todo en los servicios dirigidos a los ciudadanos, debido al gran número de prestaciones posibles y la heterogeneidad de las mismas que suponen un reto para desarrollar servicios de calidad.
Los cinco países que han logrado un eficiencia de 90% o más en cuanto a los indicadores de disponibilidad y sofisticación de los servicios online han sido Austria, Malta, Eslovenia, Portugal y Reino Unido. Destaca Austria que mantiene el primer puesto del ranking con un 100% de disponibilidad de estos servicios, es decir, que para cada servicio medido en el estudio, cualquier ciudadano o empresa tiene la posibilidad de acceder al mismo mediante un canal electrónico totalmente transaccional y personalizado.
Laborda afirma que los buenos resultados españoles son “el fruto de una siembra de años inmediatamente anteriores” y que “aunque pueda resultar intuitivo suponer que la incorporación en el estudio de un elevado número de países con un menor nivel de desarrollo económico ha hecho disminuir los promedios y ha favorecido el avance en el ranking de los países más veteranos de la Unión, no es así”. Precisamente algunos de los últimos países incorporados a las UE han registrado un aumento superior en la calidad y disponibilidad de servicios online respecto a los países comunitarios más antiguos, como es el caso de Malta, Eslovenia y Estonia.

En junio de 2005, entre las estrategias de Lisboa y en el marco del desarrollo de la sociedad de información, la UE fijó los objetivos que debían cumplir todos los países miembros para el año 2010. Estos objetivos, recogidos en el programa ‘i2010: la sociedad de la información y los medios de comunicación al servicio del crecimiento y el empleo’, fijaban como meta principal el logro de unos servicios públicos de calidad adaptados a las nuevas tecnologías, pues éstos juegan un papel fundamental en el proceso de integración de la sociedad europea y en el éxito de la economía de la Unión.
“Durante muchos años, los expertos han hablado de la convergencia digital de las comunicaciones por red, los contenidos de los medios y las tecnologías de la información”, dijo Vivian Reding, la Comisaria Europea para la sociedad de la información y los medios, “ahora vemos que es algo que está realmente ocurriendo, por lo que debemos crear un marco regulador que impulse las comunicaciones tecnológicas y que esta convergencia sea homogénea y compatible en toda Europa”.
El estudio ha revelado que España va cumpliendo, poco a poco, los compromisos para el 2010. Pero a pesar de la buenas notas, Jesús Garrán recuerda que aún hay tareas pendientes: “de aquí a tres años tenemos un reto y trabajo importantísimo, y esto tiene que ser un trabajo en equipo; por un lado los ciudadanos exigiendo el poder ejercer su derecho de comunicación con la Administración, por otro las Administraciones en disponer de las infraestructuras necesarias, y por último las TIC en desarrollar las funcionalidades requeridas”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor