La edad de oro del ecommerce

Empresas

En 2009, la facturación del comercio electrónico en España creció un 15,9%; para 2011 se esperan tasas mayores e incluso crecimientos del 25% en algunos segmentos.

“Hace unos años hubiese servido acudir al tópico”, explicaba Daniel Torres, director de ONTSI. Ahora ya no: el comprador de comercio electrónico ya no es un varón, joven, con alto poder adquisitivo y tech friendly. “Ese tópico ya no tiene sentido”, continúa Torres, durante la presentación del informe Estudio sobre Comercio Electrónico B2C 2010 que ha hecho público esta semana la ONTSI.

Hombres y mujeres y toda la escala de ingresos se confunden a la hora de encontrar un comprador tipo – que ya no hay – en comercio electrónico
. Según Torres, el comprador está “más difuminado que hace dos años”., gracias, según las conclusiones del estudio, al crecimiento general del número de internautas, lo que empuja el posible abanico de usuarios del ecommerce.  “Para las nuevas generaciones, las compras en internet son algo normal”, añade por su parte Martí Manent, presidente de adigital. 

Con un comprador cada vez menos tipo y más similar al que hace sus compras en el hipermercado de la esquina, es de esperar que las cifras de ecommerce sean mejores que hace unos años, cuando el comprador era más tipo y su mercado más nicho. En 2009, y a pesar del impacto que la crisis tuvo en todos los ámbitos de la economía, el volumen de negocio del comercio electrónico creció un 15,9% frente al año precedente, situándose en los 7.760 millones de euros, según datos del estudio. En 2008 su facturación había estado en los 6.695 millones de euros y en 2007 se había quedado en sólo 5.911.

Cada comprador se gasta al año en comercio electrónico 750 euros de media, especialmente en reservas de hoteles y alojamiento en general (media de 532 euros), en billetes de transporte (532 euros también como media) y en productos de electrónica (344 euros de media anual de gasto). Los menos populares son los productos de pago en redes sociales, que sólo confiesan haber comprado el 0,2% de los encuestados en el estudio.

“Los crecimientos siguen siendo muy buenos”, señala Manent, que explica que en período de crisis los compradores se informan más sobre qué van a comprar y sobre lo que podrían pagar -de menos – por ello. Eso beneficia directamente al comercio electrónico, que permeabiliza su influencia a otros sectores. Así, por ejemplo, aunque los compradores siguen yendo al concesionario para hacerse con un vehículo, llegan con los deberes hechos de casa gracias a la red. El contagio no sólo llega así, sino que el empuje del ecommerce también ha impactado en el mercado tradicional y en los gigantes del consumo offline. “La entrada de otros, como Inditex, ha arrastrado a muchos”, explica Manent, señalando que “hay más oferta”.

Las estimaciones a futuro de crecimiento son muy buenas. En algunos segmentos de consumo/ocio se esperan incluso tasas del 25%. Aunque, como explica Manent, “hay que hacerlo bien para vender”. Para 2011, explica el director general de red.es, Sebastián Muriel, “las perspectivas de crecimiento son superiores”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor