EE.UU. dice que “no se puede confiar” en ZTE y Huawei

Empresas

Un representante de la inteligencia estadounidense insta a “cambiar de proveedor” en el caso de que se trabaje con las firmas chinas.

Un comité del congreso estadounidense publica los resultados de una investigación de un año de duración sobre los gigantes chinos ZTE y Huawei y los riesgos que estas compañías suponen para los intereses estadounidenses. Se intensifican así las tiranteces entre ambos países.

Reuters, que dispone de una copia del documento, ha publicado algunos de los puntos más relevantes del mismo. El tono empleado es duro: se acusa a los fabricantes chinos de negarse a cooperar con la investigación e indicar sus lazos con el gobierno chino.

El informe es especialmente crudo en el caso de Huawei, a quien se le atribuye un comportamiento discriminatorio y violación de derechos de autor. Las autoridades estadounidenses ven indicios creíbles de sobornos y corrupción en las bases de la firma china.

Y la ofensiva no termina ahí. Un alto representante de la inteligencia estadounidense, Mike Rogers, ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que busquen otro proveedor en el caso de que trabajen con las firmas. Y lo ha hecho a través del programa 60 Minutes, de la CBS.

ZTE ya ha respondido a las duras acusaciones, y se ha mostrado en total desacuerdo. Huawei ha tachado el contenido del informe como ataque imprudente que supone una amenaza para la innovación y los puestos de trabajo en los EE.UU.