El 41% de las empresas españolas ya utiliza algún servicio cloud

CloudEmpresasProveedor de ServiciosProyectosSeguridadStart-Up

Aunque el 88% de los responsables de las organizaciones ya conocen qué es cloud y cuál es su oferta de soluciones, un 47% todavía no se ha decidido a utilizar esta tecnología. El principal hándicap a la hora de implementarla sigue siendo la seguridad.

El cloud ha venido para quedarse”. Así de tajante se ha mostrado Alberto Bellé, research manager de la consultora IDC España, con ocasión de la presentación del último informe que han realizado sobre la presencia y el grado de adopción de cloud en las organizaciones españolas, y que ha contado con el patrocinio de Arsys y VMware.

19F_Cloud IDC
Gráfica con las modalidades y usos actuales de la nube por parte de las empresas españolas.

De acuerdo con el informe, el grado de conocimiento de cloud en España es elevado, con el 88% de los CIOs afirmando haber escuchado hablar de cloud y su oferta. Esta difusión se traduce también en uso, con un 41% de las organizaciones españolas utilizando ya algún tipo de servicio cloud, que se incrementará hasta el 52% durante 2014. De hecho, manejan que el crecimiento anual de implantación durante los próximos ejercicios será del 10%.

Primera y segunda fase

No obstante, Bellé ha explicado que por el momento las empresas están en una fase inicial, de descubrimiento. De hecho, en IDC, señalan cinco fases (Ad-Hoc, Oportunista, Replicable, Gestionado y Optimizado) y se estarían moviendo entre la primera y la segunda.

“Las primeras etapas de adopción cloud vienen marcadas por tres aspectos muy claros: la orientación a coste, la búsqueda de mejoras a corto plazo y el alcance limitado a un área en particular, que no se extienda a la organización al completo”, ha comentado Bellé, al tiempo que ha señalado que el mayor potencial se alcanzará cuando el cloud abarque la totalidad de procesos a lo largo de la organización. “Este paso requiere algo más que un cambio tecnológico: aquí entran las personas y los procesos. Las empresas españolas se encuentran a las puertas de esta transformación”, ha adelantado el consultor de IDC.

Además, para que este cambio sea posible, Bellé ha apuntado a la necesaria participación de tres actores: el departamento de TI, que todavía se centra en el ahorro de costes y no en el potencial que ofrece cloud;  las unidades de negocio corporativas, que deben comunicar lo que quieren y apoyarse más en el departamento TI; y los proveedores de tecnología, fundamentales para estimular el crecimiento de este segmento.

Otro de los puntos que pone de relieve el informe es que las futuras líneas de crecimiento del mercado cloud irán en dos direcciones. Por una parte, habrá un crecimiento en extensión con un mayor número de empresas utilizando la nube, pero con una oferta más verticalizada, con soluciones específicas para cada sector. Por otra, se producirá un crecimiento en profundidad en cuanto a nivel de madurez, con implementaciones estratégicas abarcando toda la organización.

El miedo como hándicap

En cuanto a las razones que las empresas dan para no abrazar el modelo cloud, Bellé ha apuntado que el principal miedo sigue siendo la seguridad. “Las empresas se preguntan qué pasaría si el proveedor se va a la bancarrota, si uno de sus empleados hace algo que no debiera…  Es un acto de fe”.

19F_Cloud IDC_2
Gráfico con la evolución de las razones para adoptar nubes públicas o privadas.

Para Alejandro Solana, director técnico de VMware Iberia, el problema no es tanto el qué, sino el cómo. “Hay miedo a la pérdida de control. No se sabe cómo afectará a mi negocio, cómo implementarlo…”. Por eso, cree los partners tecnológicos y los proveedores deben dar una oferta que responda a las necesidades particulares de cada empresa.

Finalmente, Juan José García, director de Grandes Cuentas de Arsys, cree que ha cambiado el conocimiento de la seguridad. “Antes había miedo por lo que se oía de robo de datos a plataformas como Spotify, pero la seguridad de los proveedores españoles es muy superior a la que puedan tener las pymes. Ahora la reticencia es el miedo al cambio de chip, porque la barrera de seguridad ya no existe. Cuando empiecen las primeras pymes y se vea que van bien, les seguirán el resto”, ha vaticinado García.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor