El Apple Watch estaría viendo limitadas sus funciones para mejorar autonomía y funcionamiento

InnovaciónWearables

Es una de las preocupaciones que muchos potenciales usuarios han expresado desde que en otoño Tim Cook apareció con un Apple Watch en la muñeca, anunciando que llegaría al mercado a principios de 2015: ¿habrá que recargarle la batería a diario? Algunos desarrolladores que están trabajando en las apps para este dispositivo están avisando que para conseguir un funcionamiento más fluido del dispositivo y especialmente para que la batería dure más tiempo lejos del enchufe.

Pasó un año desde que apareció el primer iPhone hasta que Apple abrió la App Store que permitió a otros desarrolladores presentar sus propias aplicaciones. Hasta ese momento el smartphone de la manzana mordida únicamente ejecutaba programas hechos “en casa”. Y a partir de ahí nació un complejo ecosistema que ha elevado a categoría de herramienta imprescindible el smartphone. No solo el de Apple sino todos, puesto que ese exitoso modelo no tardó en ser imitado por otros competidores, generando además un sustancioso negocio que mueve miles de millones al año.

Algo similar pretenden en Cupertino que suceda con al Apple Watch, el reloj inteligente cuyo lanzamiento se iniciará oficialmente el 9 de marzo, y que también replicará el modelo de tienda de aplicaciones desarrolladas por terceras empresas. Es gracias a estos desarrolladores que sabemos de las limitaciones que Apple estaría imponiendo en su Apple Watch para mejorar el funcionamiento del mismo y especialmente alargar la autonomía de su batería.

Estas limitaciones se refieren a permitir a los desarrolladores acceder a las prestaciones básicas. Sensores diversos, NFC, pantalla háptica, sensor cardíaco, giroscopio… los desarrolladores no podrían acceder con sus apps a los mismos para prevenir que la carga de la batería desaparezca en un suspiro. Y es que al parecer todos esos sensores son los componentes que más energía requieren y de hecho la batería del Apple Watch podría agotarse en apenas cuatro horas si se hace uso intensivo de dichos sensores.

Lo que estaría haciendo Apple es desviar los procesos de mayor complejidad al iPhone con el que el Apple Watch funciona enlazado, para así atenuar los efectos de realizar dichos cálculos desde el reloj inteligente, lo que permite ampliar la autonomía de la batería. El resultado es que por el momento las apps para el smartwatch de la manzana mordida estarían limitadas a enviar notificaciones, comunicarse con el iPhone y mostrar la información remitida por este.

Markiyan Matsekh, que ha trabajado en el desarrollo de una app para Tesla Motors, de uso en Apple Watch, se ha mostrado muy defraudado por las posibilidades que en el uso cotidiano tendría finalmente este reloj inteligente debido a las limitaciones impuestas desde Cupertino, incluido por ejemplo no poder emplear la corona giratoria del reloj como método de controlar la configuración de temperatura interior en los automóviles de la marca.

También hay quien intenta salvar la situación aduciendo que tampoco el primer iPhone era un dispositivo completamente perfecto y que con esta primera generación del Apple Watch se estaría siguiendo el patrón de “educar” al usuario con funciones más simples que posteriormente alcanzarían mayor complejidad y variedad, entre otras cosas, si se avanza en el terreno de la mejora de la autonomía de las baterías.

vINQulo

Business Insider

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor