El ‘boom’ de las impresoras 3D, a partir en febrero de 2014

Empresas

Será entonces cuando las patentes que cubren la tecnología más puntera relacionada con la impresión en 3D expiren.

La impresión en 3D amenaza con revolucionar la forma de creación y producción en los próximos años. Por el momento es un segmento de negocio reducido a unos pocos players.

Esta exclusividad tiene los días contados. El boom de las impresoras 3D más avanzadas y funcionales llegará tan pronto como desaparezca el principal obstáculo de su expansión: las patentes. Y esto ocurrirá en febrero del próximo año.

Las patentes en cuestión hacen referencia a lo que se llama laser sintering, que es la técnica de impresión en alta definición 3D más barata.

Cuando expire el plazo de la patente, explica Mashable, los precios de las impresoras en tres dimensiones (que ahora se sitúan en decenas de miles de dólares cada una) se reducirán drásticamente.

Cuando las patentes de la tecnología FDM expiraron, todo se volvió Open Source y el precio de las impresoras más baratas cayó de miles de dólares hasta los 300 dólares. Se considera a la tecnología FDM como la responsable de llevar la impresión 3D a manos de aficionados.

La democratización de esta tecnología no ha supuesto sin embargo una revolución.  El acabado de las piezas creadas no puede utilizarse como prototipos que a su vez sirvan de molde para la producción en masa. Por ello la tecnología de impresión por láser -cuyas patentes expiran en 2014- se perfila como clave para dinamizar el mercado de la impresión en 3D.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor