El corralito griego también llega a iTunes, iCloud, Dropbox, PayPal…

Empresas
0 0 1 comentario

Más malas noticias para los griegos. Además de las dificultades que atraviesa el país, especialmente en lo relativo a la Economía, con la limitación de disposición de efectivo en los cajeros de los bancos, otros tipos de transacciones están comenzando a verse afectadas: compras en plataformas online, servicios de almacenamiento en la Nube y similares. Un corralito 2.0 comienza a darse en el país del Egeo.

a

greek tunes

Las primeras noticias al respecto de este cybercorralito en Grecia surgieron a comienzo de esta semana cuando el control en las transacciones y en la disposición de capitales se reflejó en que los griegos dejaron de comprar canciones en iTunes, la tienda online de Apple. Recordemos que el gobierno griego ha establecido desde el 29 de junio una limitación de 60 € en cuanto a la disposición de efectivo que puede obtenerse de los cajeros automáticos.

Esas limitaciones también alcanzan al envío de dinero fuera del país, y como tal se tienen los pagos a servicios como iTunes o PayPal, de forma que los habitantes del país que en estos días quieren comprar una app no pueden hacerlo al recibir un mensaje de error en el medio de pago por parte de la plataforma. Pero la cosa empeora cuando se quiere actualizar el pago de un servicio online como puede ser el de almacenamiento en discos duros virtuales.

Dado que empresas como Apple, Dropbox, Google… tienen sus sedes fiscales fuera de Grecia en la práctica se considera que efectuar un pago (aunque sea por valor de $0,99 si quieres comprar una canción) es sacar dinero del país y por lo tanto no se autoriza la transacción.

Algunos usuarios griegos están informando de que sus servicios de suscripción de pago a plataformas de almacenamiento virtual como iCloud, Google Drive, OneDrive de Microsoft, Dropbox… están siendo canceladas. Otros se ven impedidos de efectuar pagos a través de PayPal cuando el destinatario es un particular o una empresa radicada fuera de Grecia y en ocasiones incluso dentro del propio país puesto que al efectuarse la transacción mediante servidores que están fuera del país, aunque el destinatario también esté en suelo griego, se considera que el dinero ha salido del país.

Estas limitaciones también son un grave obstáculo para empresas tecnológicas griegas que en la gran mayoría de los casos tienen contratados diversos servicios (almacenamiento, hosting, dominios, procesado de pagos electrónicos…) con proveedores ubicados fuera del país.

Mientras la pasada semana empresas de envío de dinero como MoneyGram, Western Union, Tranferwise dejaron de operar en Grecia la pasada semana por estas mismas razones, aunque esta última sí permite que los griegos reciban transferencias desde el extranjero.

vINQulo

Bloomberg

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor