El Día del Libro se abre a los e-books

Empresas

La facturación de los libros electrónicos creció más de un 200% durante el año pasado, mientras que la de libros impresos descendió algo más de un 34%.

La industria cultural celebra hoy el Día del Libro mirando más hacia el futuro que nunca. No es para menos: mientras los beneficios por ventas de libros impresos siguen cayendo en cifras interanuales, los ingresos de los e-books se disparan y el mercado de e-readers sigue creciendo a nivel exponencial. Con este panorama, no es de extrañar que hasta los más reticentes empiecen a afrontar los retos de la reconversión digital de la industria editorial.

El tema del segundo “Foro mundial de la UNESCO sobre la cultura y las industrias culturales”, que se celebrará en junio en Monza (Italia), se centra precisamente en explorar la mejor manera de afrontar los retos de la industria, bajo el lema “El libro de mañana: el futuro de la palabra escrita”. Según reconoce Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, en su mensaje con motivo del Día del Libro, los contenidos digitales están “transformando la industria y las profesiones editoriales”, afectando a los autores y lectores. “Los efectos de esta transformación serán profundos y duraderos”.

Los derechos de autor, que también se celebran hoy, se ven también sometidos a un debate que tendrá consecuencias para el sector, revisando “el papel de las bibliotecas en cuanto al conocimiento en línea y el significado de la ‘autoría’ en un mundo de blogs y wikis”.

Lo que es innegable es que el cambio está ya ocurriendo, y las últimas cifras de la Asociación Americana de Editores hablan por sí solas: las ventas de e-books alcanzaron los 90,3 millones de dólares en 2010, un incremento del 202,3% comparando los números de febrero del año pasado. El libro impreso facturó 156,8 millones, un descenso del 34,4% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor