El FBI confisca un DataCenter investigado por la filtración de X-men Orígenes: Lobezno

Software
0 0 15 comentarios

Agentes de la Oficina Federal de Investigación estadounidense asaltaron anoche un centro de datos de Dallas, presuntamente relacionado con la filtración en Internet de la nueva película de X-Men. El asunto traerá cola porque la incautación del DataCenter ha dejado sin servicio de telecomunicaciones a decenas de empresas y miles de ciudadanos.

Ya conocéis que a principios de semana se filtró en la red de intercambio de archivos BitTorrent una copia previa (inacabada) de la próxima entrega de la saga X-Men. La Fox puso el grito en el cielo ante el robo y exhibición de la copia (supuestamente realizado desde dentro de la misma productora) y consiguió que se abriera una investigación federal que ahora está en marcha.

El problema es que el FBI por lo que cuentan los medios, ha entrado “como un elefante en una cacharrería” en un importante DataCenter de Dallas que presumiblemente fue el medio desde donde se distribuyó la copia de la película en Internet.

La incautación del centro de datos ha supuesto que al menos 50 empresas quedaran sin servicio de correo y datos y hasta se ha visto afectado el acceso a los servicios de emergencia 911 de clientes de compañías como AT&T.

Los medios se preguntan si el presunto daño al taquillaje de una película justifica la suspensión de la conectividad y funcionamiento de empresas y el acceso de los clientes al servicio de emergencia, especialmente si tenemos en cuenta que el éxito de “Lobezno” está asegurado en taquilla como ya ha ocurrido en casos precedentes de filtrado de grandes títulos comerciales.

Bien es cierto, que una buena parte de internautas e incluso responsables de portales de intercambio de archivos son/somos contrarios a la exhibición en Internet de copias de películas que aún no han sido estrenadas, incluso aunque critiquemos la actuación de la industria y las sociedades de autor en defensa del copyright. Indudablemente, la obtención de las copias de seguridad del centro de datos o las pruebas pertinentes de la investigación del FBI, deberían realizarse sin que terceras partes sufran graves consecuencias.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor