El gobierno británico y la creación de un Gran Hermano por ley

Empresas

El gobierno británico está elaborando un plan por el que se obligue a las empresas de telefonía móvil y proveedores de banda ancha el almacenaje de datos de clientes durante un año y la puesta a disposición de quien lo solicite.

El proyecto está ideado para luchar contra el terrorismo, pero resulta ciertamente la legalización de un arma de espionaje de los ciudadanos. Podrá accederse  a mensajes entre usuarios en Twitter por ejemplo o a las comunicaciones entre jugadores de videojuegos online.

Según explica el Daily Telegraph no se grabarán llamadas, mensajes o correos electrónicos y sólo se almacenarán los números y las direcciones de correo electrónico que se envíen. Esto es, permitiría el acceso sobre los “lazos sociales” en sites como Facebook.

El plan está elaborado para frenar actividades ilícitas como la pederastia o el terrorismo y bloquear estas actividades actuando directamente en el germen. Los operadores como BT, Vodafone u O2 tendrán que almacenar la información a la que las autoridades podrán acceder en tiempo real, si así lo desean.

Los detractores del plan denuncian sin embargo que dará carta blanca a las autoridades y corporaciones para espiar los movimientos de los ciudadanos y que la información podría ser utilizada por hackers para envíos masivos de spam.

El proyecto se está aún negociando, pero según el diario británico podría ser anunciado de forma oficial durante las primeras semanas de mayo.

vINQulos

Daily Telegraph, TechEye

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor