El hosting: ¿el sector al que no toca la crisis?

AlmacenamientoDatos y AlmacenamientoEmpresas
0 0 3 comentarios

En plena crisis económica, se hablaba del sector del hosting en España como un sector en expansión. ¿Es esto cierto? ¿A qué retos se enfrenta?

Desde hace varios meses se informa acerca de un sector en España al que la crisis parece no haber tocado, especialmente en un momento en el que la importancia de contar con una página web parece ser algo ya aceptado por todos los negocios: el sector del hosting. De hecho, los últimos estudios apuntan a que el sector mueve cifras astronómicas dentro del país (420 millones de euros según DBK, aunque otros estudios aumentan esa cantidad hasta los 600 millones), lo que hace sencillo concluir que la crisis ha pasado de largo en las empresas de alojamiento web.

El mayor reto al que parece enfrentarse el sector, no obstante, parece ser el de la lucha contra las empresas extranjeras que ofrecen sus servicios a precios con los que desde España no se puede competir; aunque también en este sentido parece haber cada vez una concienciación mayor entre los consumidores, que poco a poco van optando por quedarse con la calidad de servicio teniendo menos en cuenta el precio. Pero, ¿cómo se ve toda esta situación desde dentro? ¿qué opinan las empresas de hosting españolas?

Un sector cada vez más concentrado en un contexto de crisis

Lo primero que conviene averiguar es si la crisis ha tocado o no al sector, y ya aquí las opiniones divergen. Están los que aseguran que, efectivamente, la situación financiera no les ha afectado tanto como a otros sectores, ya que “tener ADSL en casa” es uno de los “lujos” de los que la gente “menos se desprende”, asegura Fernando Ángel Cerrato, de Comvive. Nieves Franco, directora comercial de Arsys, ve la situación de forma similar, y opina que “nadie está dispuesto a renunciar a las ventajar competitivas de estar en Internet”.

Las visiones menos optimistas llegan desde Dinahosting, donde Paulo Rodríguez, del departamento de Comunicación, asegura que “en un contexto de crisis estructural y endémica tan pronunciada, el sector del hosting no es una excepción”. De la misma opinión son en Hostinet, donde reflexionan que por un lado son “muchas las empresas y autónomos que están cerrando sus empresas y negocios”, mientras que al mismo tiempo son muchas las que “se están volcando en el mercado online” como una forma de dar “una nueva salida a sus productos”.

¿Por qué entonces mueve tanto dinero el sector del hosting en España? En este sentido son varios los que apuntan a una situación en la que se están dando muchas compras de empresas, por lo que se trata de un sector cada vez más concentrado. Fernando Ángel Cerrato de Comvive cita así “las últimas compras de Acens por parte de Telefónica, o las anteriores de Ferca o Hostalia por parte del grupo Acens”. En Dinahosting van más allá y se muestran más críticos con la situación, indicando que esta concentración “es consecuencia de la competencia desleal, de una falta de regulación de precios y de la violenta entrada de capital especulativo en el sector”.

¿Valora el consumidor que la empresa sea española?

En esta situación de concentración cada vez más acuciada y de entrada continua de empresas extranjeras, normalmente ofreciendo precios más baratos, lo que habría que averiguar es si los consumidores se guían tan solo por el precio del servicio o si valoran otros aspectos. En este aspecto es Nieves Franco, de Arsys, la única que opina que “el precio es un factor más del proceso de selección, pero es cada vez más exigente con lo que pide al proveedor”. El resto ve la situación de modo algo menos optimista.

Así, desde Comvive, por ejemplo, apuntan a que, dejando de lado el tema del idioma, “pesa mucho el precio”, por lo que deben “competir en calidad de servicio más que en precio”. Lo mismo opinan en Hostinet, desde donde aseguran que el precio es lo que más pesa a la hora de contratar, aunque luego lleguen siempre los problemas “cuando el soporte no es en español” o “no dan copias de seguridad”.

La Ley Sinde: mucho ruido y pocas nueces

En el momento de la aprobación de la llamada Ley Sinde fueron muchos los que le auguraron un futuro incierto al sector del hosting español, debido a que muchos usuarios optarían por contratar empresas de hosting extranjeras para quedar al margen de la regulación. ¿Cómo se ve la situación unos meses después? ¿Ha afectado de verdad? Aquí todos coinciden: no. También coinciden en la crítica a la polémica ley.

“La Ley Sinde al final ha quedado en nada”, apunta Fernando Ángel Cerrato desde Comvive, “no era más que una forma de marear la perdiz”. En Hostalia, Iker Martínez de Osaba indica que era “tan solo una palmadita en la espalda del gobierno a los que les han apoyado en las elecciones”, mientras que Paulo Rodríguez, de Dinahosting, la califica directamente de “aberración legislativa”.

¿Por qué no ha afectado al sector? Muy sencillo: “las páginas webs de descargas pocas veces se encuentran en España”, asegura Iker Martínez de Hostinet. En Dinahosting van más allá, y afirman que “es fundamental tener claro que el sector del hosting en España NO vive de las descargas gratuitas, como tampoco vive de la pornografía”. Así, el impacto de una ley como la Ley Sinde es “irrelevante”.

Los retos del sector del hosting en España, por lo tanto, parecen ir más allá de sobrevivir a la crisis económica: el verdadero reto es el de sobrevivir en un contexto de concentración y de competencia de empresas extranjeras con políticas de precios muy agresivas. Habrá que volver a comprobar en unos meses cómo van las cosas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor