El hueco que Windows Phone 7 tendrá que ganar

Proveedor de ServiciosProyectosSistemas OperativosWorkspace

El lanzamiento de Windows Phone 7 a finales de este año lo pondrá en competencia directa con los sistemas iPhone OS 4.0 y Google Android 2.2. El software de la multinacional de Redmond adolece de algunas carencias, como su falta de soporte inicial a Flash.

El mercado de los smartphone se presenta como uno de los que guardan mayor potencial de crecimiento. Con la salida al mercado de Windows Phone 7 a finales de 2010 la competencia se desatará en todo su apogeo en el terreno de los sistemas operativos.

Para ese momento, ya estarán en el mercado iPhone OS 4.0 y Android 2.2, principales novedades que rivalizarán con el sistema de Microsoft. Ambos parecen tener un futuro prometedor. El primero está a la espera de la nueva generación de smartphone que lanzará Apple, que podría ser presentada el 7 de junio, según el periódico Digitimes, de Taiwán.

windowsphone01.jpg

Respecto al sistema de Google, éste cuenta con importantes funcionalidades como el borrado remoto o la elección del tiempo para el bloqueo de pantalla, además de dar apoyo a Flash Player 10.1, algo que no posee Windows Phone 7, tampoco iPhone.

HTC, cuyos terminales Nexus One, Droid Eris y Droid Incredible funcionan con Android, ha anunciado que la mayoría de los dispositivos adquiridos en 2010 se actualizarán a la versión 2.2 del SO, recientemente presentada. Incluso algunas informaciones apuntan a una posible aparición de la ‘release’ 2.3, en desarrollo, a finales de este año.

El nuevo sistema de Apple, que incluye la función multitarea y la plataforma de publicidad iAd, entra en circulación en junio. Mientras tanto las estadísticas bailan. El grupo NPD dio, en mayo, a Android la posición número 2, superando a iPhone OS, ambos por detrás de RIM. Poco después, otro estudio, esta vez realizado por ComScore, situó al SO de Apple en segundo lugar en cuanto a cuota de mercado, seguido por Windows Phone y Android.

En lo que coincidían ambos análisis es en la posición de liderazgo de RIM, con su Blackberry OS, sólidamente asentado en el mundo empresarial. Este es un sector donde Windows Phone 7 podría intentar entrar con fuerza, aunque sus características no lo hagan el más versátil de los sistemas.

Sus otros dos competidores están más centrados en el mercado de consumo, donde Microsoft ha lanzado sus dos terminales, Kin One y Kin Two. Las estadísticas de ventas que ofrezcan estos teléfonos servirán de referencia para las posibilidades de la multinacional en este terreno. Los de Redmond confían en que el éxito de Windows 7 arrastre al sistema operativo para smartphone, desarrollado con el mismo estilo. Sin embargo, el mercado de los ordenadores ya era territorio de Microsoft mientras que aquí encontrará dura competencia.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor