El Parlamento Europeo pasa de crisis y regalará un iPad a cada diputado

Fabricantes de SoftwareProyectos
0 0 22 comentarios

En plena crisis económica, con el euro por los suelos, con un sistema financiero que veremos donde acaba, y con los políticos ejecutando recortes sociales, laborales y salariales (normalmente a los más débiles) a algún lumbrera del Parlamento Europeo se le ha ocurrido la idea de dar mal-ejemplo de despilfarro, adquiriendo 736 Tablet PC de Apple (uno para cada diputado), a pesar que sus señorías han recibido recientemente un portátil de HP.

Enmarcado en un proyecto de movilidad de la oficina administrativa del organismo europeo, cinco millones de euros de nuestros impuestos serán gastados en adquirir entre otros, 736 iPad.

Parece que la operación ha sido promovida por una parlamentaria alemana conocida por ser una entusiasta del iPhone. La compra responde según cuentan a las quejas que el portátil entregado por HP es un “mamotreto” en comparación con el iPad y obedece a la necesidad que nuestros europarlamentarios “estén mucho más conectados”.

“Conectados” a lo suyo, ya que la desconexión con los ciudadanos tras malos ejemplos como este está asegurado tras la adquisición de un gadget (del que aquí hemos señalado sus virtudes) adecuado a nivel de consumo pero prescindible para la labor de sus señorías. Más cuando cuentan con un portátil HP recientemente entregado por el Parlamento, su smartphone y decenas de cargos de confianza y secretarios/as a su disposición para tareas administrativas.

Menos mal que algunos diputados rompen moldes y como la europarlamentaria británica Marta Andreasen ya han calificado la adquisición como “compra innecesaria” especialmente en época de “crisis y dificultades” para los ciudadanos.

Además, ha señalado que esta compra traerá problemas a varios eurodiputados, “sobre todo a los más mayores”, ya que “muchos de ellos no saben ni siquiera usar Internet correctamente”. Y es que, habrá que ver a los diputados manejando el iPad….

Por no hablar de la utilización de un dispositivo que apuesta por formatos super-cerrados como el entorno de Apple cuando desde las administraciones públicas deberían impulsar justamente todo lo contrario. O de saltarse los procesos de licitación que abarataran las compras con modelos más adecuados y económicos.

En fin, en nuestra humilde opinión y aunque suene a demagogo, un mal ejemplo (otro) de nuestros queridos políticos.